Lo que pensó que sería el complemento ideal para su disfraz de terminó siendo una verdadera pesadilla. Anna Tew, quien reside en el Condado de Mobile (Alabama), , terminó en emergencias por culpa de su disfraz para la Noche de Brujas. 

La mujer se compró unos colmillos falsos para que su apariencia luciera más terrorífica, pero el problema fue cuando intento quitárselos. Por más que lo intentó en numerosas oportunidades, los dientes postizos no se despegaban de su boca. 

Tew había utilizado el pegamento que venía con los dientes postizos, pero la sustancia adhesiva era permanente, lo cual la obligó a ir de emergencias de un centro odontológico local. 

"Él hablaba de perforar. Tenían una sierra, hablaban de quitarlos en secciones y que no podían poner anestesia porque existía el riesgo de que realmente me sacaran los dientes. Finalmente, luego de tirar -y mientras yo gritaba como una bebé, lograron sacarlos", señaló la mujer para el medio WKRG.

El dentista pudo retirar los colmillo y le recomendó a Tew tener mayor cuidado la próxima vez que decida comprar estos clásicos complementos de Halloween.

TAGS RELACIONADOS