Un equipo de buceadores localizó hoy otros cinco cadáveres en el crucero , que frente a costas italianas, con lo que se eleva a 11 el número de fallecidos. Los cuerpos estaban en la parte trasera del barco.

El portavoz de los guardacostas, Filippo Marini, dijo a la agencia dpa que las víctimas son, al parecer, una mujer y cuatro hombres de entre 50 y 60 años. Llevaban chalecos salvavidas, lo que sugiere que eran pasajeros.

Por otro lado, los fiscales interrogaron hoy al capitán del siniestrado navío, , que se enfrenta a los cargos de homicidio múltiple y de abandono del barco.

"Era yo el que estaba al cargo del barco (cuando naufragó)", dijo Schettino a los fiscales de , donde se investiga el accidente. La Fiscalía solicitó la prisión cautelar para el capitán.

AUDIO REVELADORMedios italianos divulgaron las conversaciones telefónicas de emergencia entre Schettino y la Capitanía de Puerto cuando ocurría el naufragio frente a la isla de Giglio. El confuso diálogo revela que el capitán del Costa Concordia fingió seguir a bordo pese a que ya había abandonado el navío, antes de evacuar a todos los pasajeros.

A las 01.46 (hora italiana) del sábado, Schettino recibió la enésima llamada de emergencia de la Capitanía del Puerto. El oficial Gregorio de Falco gritaba y con voz alterada le pregunta: "¿Qué quiere hacer, capitán, irse a casa?". "Hemos abandonado el barco", confiesa Schettino, que se retracta después y aumenta la confusión.

Cuando De Falco le informa de que "ya hay cadáveres", el máximo responsable de la seguridad de los viajeros responde "¿cuántos?". Al otro lado de la línea, el oficial completamente indignado le recuerda que esa información "debería dármela usted".

"Vuelva inmediatamente a bordo, suba por la escalera de seguridad y coordine la evacuación. Debe decirnos cuánta gente hay todavía allí: niños, mujeres, pasajeros, el número exacto de cada categoría", le exhortaron a Schettino desde la Capitanía de Puerto.