Un balón de que se perdió durante el que azotó en 2011 fue hallado en Alaska, luego de que el esférico llegara flotando hasta dicho lugar después de más de un año.

De acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (, por sus siglas en inglés), la pelota fue hallada por el estadounidense David Baxter, quien está casado con una japonesa que se encargó de traducir la escritura que se encontraba en el esférico, que incluía el nombre del dueño y de la escuela a la que asistía.

Misaki Murakami (16), quien vive en el devastado pueblo de Rikuzen-takata, se sintió sorprendido al recibir la noticia de que el balón fue hallado a más de 5,000 kilómetros de distancia. "Estoy muy agradecido porque hasta ahora no había encontrado ninguna de las cosas que se me perdieron", señaló el joven.

El día de la catástrofe Murakami no fue a clases porque se encontraba enfermo, reportó la agencia Kyodo News, y cuando ocurrió el terremoto corrió hacia una montaña para protegerse. Aquel día, las embravecidas aguas se llevaron su casa y todas sus pertenencias.

Los escombros del maremoto en el archipiélago nipón formaron al principio una amplia masa en el océano de la costa japonesa, que luego fueron esparciéndose por todo el océano Pacífico.

En febrero, la NOAA dijo que las corrientes podrían llevar muchos de los objetos a las costas de Alaska, Canadá y los estados de Washington y Oregon, en la costa occidental de Estados Unidos para marzo de 2013 y 2014, aunque destacaron que ciertas cosas podrían llegar este año.