Restaurante especializado en guiso de penes. (AFP)
Restaurante especializado en guiso de penes. (AFP)

El chef chino Xiao Shan presentó un nuevo plato de pene de caballo de unos 50 centímetros y aseguró que se trata del "más delicioso" de los ingredientes de un guisado chino de genitales masculinos, uno de los supuestos remedios asiáticos para dar vigor al libido.

Penes y testículos de burros, chivos, perros, toros y ciervos esperan alineados en la mesa del cocinero para aportar su contribución al carnal plato por el que habrá que pagar unos US$200.

"La textura y el sabor (de los genitales equinos) son muy buenos. También es bueno para la salud", señala Xiao, quien aprendió a preparar órganos masculinos a los 13 años, heredero de un arte familiar que se remonta a varias generaciones.

Los órganos, provenientes de las tierras más recónditas de Asia, son picados y presentados sobre un colchón de lechuga en un elaborado recipiente de cristal.

Estos platos de la cadena de restaurantes Guolizhuang, la única en especializada en penes, son populares en reuniones empresariales y entre funcionarios del Gobierno, asegura Li Yanzhi, directora de la sucursal Chaoyang.

La gran mayoría de la clientela es masculina y muchos buscan incrementar su potencia sexual en este restaurante, en el que también se sirven genitales de carnero, yak, foca y serpientes.

"Los chinos creen que pueden reforzar diversas partes del cuerpo utilizando los mismos ingredientes, lo que quiere decir que cualquier cosa que coma es nutritiva para esa parte del cuerpo. Comer penes y testículos puede darle vigor a un hombre y hacer que tenga una maravillosa vida sexual", sostiene Li.