Numerosos guatemaltecos, temerosos de posibles réplicas, despertaron la mañana de hoy envueltos en frazadas en las calles frías y oscuras de la localidad montañosa de San Marcos, donde pernoctaron un día después de ser azotados por el terremoto de magnitud 7.2 .

Otras personas se concentraron en el hospital de San Marcos, el único edificio que continuó con electricidad luego del movimiento telúrico, cuyo epicentro se ubicó a 24 kilómetros al suroeste del pueblo portuario de Champerico.

En tanto, utilizando maquinaria pesada, cuadrillas de rescate reiniciaron la búsqueda de posibles sobrevivientes o de cadáveres de víctimas del sismo.

"Iniciamos labores de rescate desde muy temprano. El objetivo es que esperamos encontrar a las personas soterradas", dijo Julio César Fuentes, de los bomberos municipales departamentales.

EVALÚAN OFRECER AYUDAPor su parte, expresó hoy sus condolencias al pueblo y las autoridades guatemaltecos tras el terremoto y se declaró dispuesta, junto con sus aliados de la , a aportar ayuda a ese país.

"Ante los efectos devastadores de este desastre que afecta a Guatemala, Francia expresa sus sinceras condolencias a las familias de las víctimas y toda su solidaridad al pueblo y a las autoridades guatemaltecos. Con sus aliados de la Unión Europea, Francia está dispuesta a examinar los pedidos de ayuda de Guatemala", declaró el portavoz adjunto del ministerio francés de Relaciones Exteriores, Vincent Floréani.