(AP)
(AP)

Numerosos colegios del norte de podrían verse obligados a cerrar sus puertas en las próximas semanas debido a la escasez de gasóleo para la calefacción, según informaron los alcaldes de la región y recogieron varios medios.

La semana pasada ya tuvo que cerrar un colegio de Frorina, en la frontera con Macedonia, debido a la escasez de combustible. En las zonas montañosas del norte de Grecia las temperaturas se sitúan por debajo de los 10°C durante la mañana, e incluso caen por debajo de los 0°C en invierno.

El Ministerio de Finanzas no contestó todavía a la petición de las autoridades locales para que se les abone el coste del combustible en colegios y jardines de infancia.