Un naufragio romano que data de la época de Jesucristo ha sido descubierto en , con una carga de alrededor 6,000 ánforas increíblemente bien conservadas que se utilizaban para transportar vino y comida.

El barco de 33 metros de largo y su carga fueron descubiertos en la costa de la isla griega de Kefalonia, y podría revelar nueva información sobre las rutas de envío tomadas por los comerciantes romanos a través del Mediterráneo.

Los restos se encontraron utilizando equipos de sonar y contienen miles de ánforas, ollas elaboradas utilizadas para mover alimentos y vino por los romanos a través de sus rutas de comercio.

El naufragio fue encontrado cerca del puerto pesquero de Fiskardo en la costa norte de Kefalonia y data aproximadamente entre los años 1 aC. y 1 dC., según los investigadores griegos.

“Está medio enterrado en el sedimento, por lo que tenemos grandes expectativas de que si hacemos una excavación en el futuro, encontraremos parte o la totalidad del casco de madera”, refirió George Ferentinos de la Universidad de Patras, Grecia, quien dirigió el Estudio de los hallazgos.

TESORO ARQUEOLÓGICO

El naufragio de Fiskardo es uno de los cuatro más grandes encontrados en el Mar Mediterráneo. Se cree que las dimensiones del barco fueron de unos 33 metros de largo y 12 metros de ancho, con una carga estimada en alrededor de 6 mil ánforas, un tipo distintivo de olla romana con dos asas y un cuello estrecho.

El naufragio fue encontrado en el actual puerto pesquero de Fiskardo, donde recientemente se encontraron casas antiguas, complejos de baños, un teatro, un cementerio y una tumba que datan de la época romana entre 146 aC. y 330 dC.

Los investigadores dicen en su estudio, publicado en , que el puerto de Fiskardo fue probablemente un importante lugar de escala a lo largo de la ruta comercial romana que transportaba mercancías por el Mediterráneo.

Como se sabe, mercancías como cereales, vino, aceite y aceitunas fueron transportadas a todos los puertos del Mediterráneo, con Roma como destino final.

Todavía no se ha decidido si el naufragio se elevará desde el fondo del océano, pero si se recupera, un estudio adicional podría revelar más sobre su origen.

TECNOLOGÍA EN EL HALLAZGO

Las técnicas de sonda submarina también pueden proporcionar información sobre la estiba del casco del barco y su vulnerabilidad a la actividad humana, así como lo que podría haber hundido el barco.

Mientras que los primeros naufragios en el Mediterráneo se encontraron utilizando submarinistas, el equipo utilizó técnicas de visión por computadora para procesar imágenes de fondo marino de sonar de barrido lateral.

Este tipo de tecnología moderna de detección submarina es una herramienta valiosa para separar los antiguos objetivos de naufragios de otras características del fondo marino con firmas acústicas similares.

TAGS RELACIONADOS