Gobierno modifica penas contra ‘chozas menstruales’ que siguen causando la muerte en Nepal. (Reuters)
Gobierno modifica penas contra ‘chozas menstruales’ que siguen causando la muerte en Nepal. (Reuters)

Las autoridades de han visto necesario endurecer las penas contra la terrible tradición de las ‘chozas menstruales’ que consiste en forzar a las mujeres a quedarse en estos espacios reducidos mientras están con su período menstrual y se les impide tocar objetos de índole religiosos, leche o ganado, bajo la creencia que se encuentran impuras.

Esta costumbre conocida como ‘Chhaupadi’ ha llevado a la muerte a varias mujeres en los últimos meses. Debido a esto, el gobierno de Nepal ha modificado sus leyes contra esta práctica, la cual implica la pérdida de beneficios estatales y hasta tres meses de cárcel para quienes aíslen de estas manera a las jóvenes.

Pese a que esta costumbre fue prohibida en 2005 en la nación del , dichas acciones se siguen dando en las zonas del oeste, según informa Reuters.

Uno de los casos más recientes y que muestra lo inhumano de esta práctica, ocurrió en el distrito de Achham, cuando Parbati Buda Rawat, una joven de 21 años, fue enviada a una de estas chozas y por intentar mantenerse caliente ante las temperaturas extremadamente frías, prendió un poco de fuego dentro y terminó asfixiada.

Buda Rawat, era una muchacha que se había casado recientemente y se mudó con la familia de su esposo; sin embargo, por motivos de trabajo, su marido no vivía con ella, y en una de esas noches en las que se quedaba con su cuñado, él la mandó a dormir a una de las chozas durante su ciclo menstrual. Tras su muerte, el hermano de su esposo fue detenido.

ESFUERZOS DEL GOBIERNO

Kedar Nath Sharma, portavoz del Ministerio del Interior de Nepal, señaló que el gobierno exigió a los jefes del distrito, jefes de policía y abogados del gobierno en los 19 distritos que practican ‘Chhaupadi’ iniciar una campaña para informar sobre las penas y así erradicar esta tradición.

Radha Paudel, creador de ‘Fundación Radha Paudel’ inició la campaña ‘menstruación digna’ y denunció haber encontrado a muchas mujeres que aún viven en esa situación de aislamiento durante su período.

“Es necesaria una campaña sostenida e integrada para poner fin a la práctica.”(…) “De lo contrario, las mujeres continuarán practicándolo y sufriendo”, sentenció Paudel, quien es una de las jóvenes que en el pasado escapó de su hogar por temor a ser obligada a realizar esta práctica.

TAGS RELACIONADOS