(Reuters)
(Reuters)

La protección de los derechos humanos, las persecuciones contra los cristianos y la situación socio-política, económica y religiosa en Europa y el mundo fueron algunos de los temas abordados hoy por el y la canciller alemana .

Francisco recibió en audiencia privada a Merkel en la sala de la biblioteca del Palacio Apostólico, por espacio de 45 minutos.

El Papa y Merkel, de confesión luterana, hablaron también de Europa y de "su comunidad de valores y su responsabilidad en el mundo", y se pidió "el compromiso de todos los componentes civiles y religiosos en pro de la dignidad de la persona", según la sala de prensa vaticana.

Durante las conversación "cordial" entre ambos, "se recordó la larga historia de las relaciones entre la Santa Sede y Alemania" y se centraron en cuestiones de interés común.

El partido demócrata cristiano de Merkel depende en gran medida del apoyo de los votantes protestantes y católicos, y el encuentro podría ser un aval para la campaña de la líder identificada en Europa como pionera de la reducción de la deuda, incluso si ello implica padecer una dolorosa austeridad.

El Papa fustigó el jueves lo que calificó de "culto del dinero" en un sistema financiero global que del mundo en vez de ayudarlos.

Cuando se le preguntó si habían hablado sobre las recientes críticas del pontífice, Merkel respondió que trataron sobre la regulación de los mercados financieros.

"La regulación de los mercados financieros es nuestro problema central", dijo la canciller, que recibió a la prensa en terrenos del Vaticano. "Estamos avanzando, pero todavía no estamos donde pretendemos, donde podamos asegurar que no volverá a ocurrir un descarrilamiento del mercado social".

"Debería ser así: la economía está para servir al pueblo. En los últimos años no ha sido así para nada", agregó.