(france24.com)
(france24.com)

cuenta, al igual que Estados Unidos, con un sistema ilegal de espionaje de comunicaciones que escruta millones de llamadas de teléfono, correos electrónicos y mensajes de sus ciudadanos, reveló hoy el diario .

"La Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE) recolecta sistemáticamente las señales electromagnéticas emitidas por los ordenadores o los teléfonos en Francia, así como los flujos entre Francia y el extranjero: la totalidad de nuestras comunicaciones son espiadas", señaló el medio en su edición de hoy.

Esos procedimientos no se centran en el contenido de las comunicaciones, sino en los "metadatos", es decir, quién contacta a quién.

"La DGSE recolecta los datos de las llamadas de millones de abonados, identificando a los interlocutores, el lugar, la fecha, la duración y el peso del mensaje. Lo mismo con los correos electrónicos con la posibilidad de leer el asunto del correo, los SMS, los faxes… Y toda actividad que pase por Google, Facebook, Microsoft, Apple, Yahoo!", informó .

Esos datos estén a disposición de una serie de agencias francesas a cargo de la seguridad, desde los servicios aduaneros a la inteligencia militar, interior, exterior y financiera, entre otras.

Según fuentes de los servicios secretos del diario, esta práctica es realizada "durante años" y, de acuerdo a sus perpetradores, es "alegal" pues no está regulada pero tampoco prohibida.

Le Monde evita afirmar que Francia espíe fuera de su territorio, pero sí que detalla una "larga tradición" de espionaje industrial y comercial que data, al menos, de los años cincuenta del siglo XX, durante la guerra fría.

(Le Monde)