El yihadista francés Peter Cherif, sospechoso de ser uno de los autores intelectuales que llevaron a cabo el atentado contra la redacción de la revista satírica en 2015 y uno de los terroristas franceses más buscados en el mundo, ha sido arrestado en Djibouti.

Cherif, conocido también por el seudónimo de Abou Hamza, se encuentra bajo arresto a la espera de determinar la modalidad de su extradición a , informó la ministra de Defensa francesa Florence Parly.

Según la radio 'France Info', Cherif estaba incluido en la lista negra del Departamento de Estado desde setiembre de 2015 y era una persona cercana a Cherif y Said Kouachi, quienes mataron a tiros a 12 personas en el atentado en la revista parisina, el 7 de enero de 2015.

”Son muy buenas noticias porque este terrorista jugó un papel importante en la planificación del ataque contra Charlie Hebdo”, dijo Parly a la radio RTL. “Muestra que la lucha contra el terrorismo es una acción de largo recorrido y que si te mantienes comprometido, obtienes resultados”.

Pese a ello, el nombre de Cherif no figura en la requisitoria de la Fiscalía francesa emitida tras el final de las investigaciones, en la que pide que 14 personas sean juzgadas por su relación con los terroristas del "Charlie Hebdo" y los atentados cometidos por Amedy Coulibaly en un supermercado judío de la capital al día siguiente.

Los investigadores no han logrado, por el momento, demostrar el vínculo directo de Cherif con aquella acción, la primera de una larga serie de atentados que provocaron en Francia 251 muertos.

Antecedentes

Veterano del "yihadismo", el sospechoso, de 36 años, conocía a los hermanos Kouachi desde finales de la década de 1990, tras haberse encontrado en el barrio de Buttes Chaumont de la capital francesa.

Los investigadores consideran que a partir de 2003 sus posiciones se radicalizaron.

Unos meses más tarde se trasladó a Irak a través de Siria. Fue uno de los primeros franceses en viajar al terreno de actuación del Estado Islámico (EI).

Apresado por la coalición que combatía al EI y condenado en Irak a 15 años de cárcel, se escapó en marzo de 2007 y fue arrestado de nuevo por las fuerzas francesas en Siria al año siguiente.

Extraditado a Francia, la justicia no le impuso medidas cautelares, por lo que huyó antes de que hubiera sentencia contra él.

Los servicios secretos franceses creen que se dirigió al Yemen y los investigadores consideran que los hermanos Kouachi mantuvieron conversaciones telefónicas con él.

La Fiscalía francesa pidió hoy que se abra juicio oral contra 14 sospechosos, tres de ellos huidos: la novia de Coulibaly y los hermanos Belhoucine.

(Con información de EFE)