En una hazaña que dejó al mundo entero sin aliento, el austríaco Felix Baumgartner al lanzarse de una altura de 39 kilómetros sobre la tierra y alcanzar, en los primeros 40 segundos de caída libre, una aceleración de hasta 1,173 kilómetros por hora.

El deportista extremo también conocido como "Temerario Felix" en una cápsula elevada por un globo lleno de helio. La altura alcanzada es más de tres veces la altura promedio a la que viajan los aviones en altitud de crucero.