(AP)
(AP)

La difusión ayer de del presidente de , , desde su última operación en diciembre en Cuba suponen un alivio para sus seguidores, pero dejan sin respuesta la pregunta sobre si estará en condiciones de volver a Caracas para gobernar, según expertos.

"Aunque las fotografías traen calma a una parte de venezolanos, principalmente a los simpatizantes de Chávez, no son un elemento contundente que señale un escenario de recuperación del presidente y de que es capaz de retomar sus funciones", dijo a la agencia AFP el sociólogo Ignacio Ávalos.

"Sigue la incertidumbre política", subrayó este catedrático de la Universidad Central de Venezuela.

El Gobierno venezolano mostró en un mensaje televisivo cuatro fotografías de un sonriente Chávez en la cama del en e informó de que el mandatario respira a través de una traqueotomía que le dificulta el habla de forma temporal.

En las imágenes, presentadas por el ministro de Ciencia y yerno de Chávez, , el mandatario aparece acompañado de sus dos hijas mayores, y María Gabriela, con un ejemplar del diario oficial cubano Granma del jueves.

Las reacciones de sus seguidores no se hicieron esperar. En Twitter, la etiqueta se mantuvo entre los temas más populares del día, y en las calles seguidores del mandatario mostraban copias de las imágenes.

"Las fotos lograron bajar los niveles de ansiedad, tras las matrices de opinión que han venido sacando la oposición y los medios, asegurando que Chávez está muerto o incapacitado", dijo a la AFP el analista político Farith Fraija.

"Además, son una forma de precisar que el presidente está tomando las acciones de gobierno, aunque se le dificulte un poco la comunicación", añadió Fraija.

Hasta ahora el Gobierno no había mostrado ninguna imagen de Chávez desde su cuarta operación contra un el 11 de diciembre, a la vez que sostenía que sigue al mando del país, tomando decisiones y firmando decretos.

En una sociedad partida literalmente en dos como la venezolana, Ávalos señala que las imágenes fueron percibidas de forma "polarizada". "Los chavistas dicen 'el presidente no está tan mal como se decía' y los opositores hablan de un 'montaje' o destacan su incapacidad para hablar", agregó.