Un guardia de seguridad, de 29 años, del condado de Tallahassee (), recibió una tremenda golpiza luego que intentara calmar y detener una fiesta que se realizaba sin autorización en un condominio cercano, informó el diario 'El Nuevo Herald'.

El vigilante se acercó hasta la vivienda pidiendo que puedan bajar el volumen de la música y detener todo el desenfreno. Pues según sus declaraciones, escuchó que varios estaban presentes en dicha cita.

Ante esto, los jóvenes no le hicieron caso y se abalanzaron en el hombre de 29 años, quien no pudo defenderse y recibió muchos golpes, causándole varias contusiones en la cabeza.

Ante los gritos desesperados del hombre, una vecina salió a auxiliarlo y fue llevado de inmediato hacia el hospital Saint Mary's. La llegó después de todo el incidente y detuvo a varias personas, quienes no se identificaron. No se confirmó si eran menores de edad. 

Los primeros reportes del nosocomio arrojaron que el guardia recibió un promedio de cien golpes en toda la cabeza, por lo que se encuentra en la

Hasta el momento, la dependencia policial de Tallahassee no ha podido confirmar la presencia de menores de edad pues algunos salieron libres tras el mandato de un tribunal adjunto.