Dos empresas alimentarias encargadas de brindar servicios de comida a 200 guarderías en el Estado de (), entidades que atienden a niños de bajos recursos, fueron acusados de estafar al Gobierno de esa ciudad con millones de dólares. Así, informó el diario 'El Nuevo Herald'.

Ambas compañías fueron acusados de haber inflado el número de comidas que entregaban a las guarderías y de intercambiar sobornos para, de este modo, asegurar sus contratos multimillonarios en este rubro. Este ejercicio se habría dado entre el 2012 y 2016, según una acusación federal.

Sandra Ruballo (46), propietaria de Highland Food Resources y Carlos Andrés Montoya (47), dueño de Healthy Children Catering fueron acusados esta semana de estafa electrónica y los dos están en prisión preventiva.

La Policía de Florida los intervino mientras realizaban sus actividades de rutina, por ello grande fue la sorpresa de ambos dueños al ser llevados a prisión.

Los fiscales quieren mantener detenidos a ambos, pues hasta que llegue el juicio, las autoridades de Florida indican que habría peligro de fuga.

Hasta el momento, no se dio a conocer el monto exacto de la estafa, sin embargo, superaría los 20 o 30 millones de dólares.