Tras el intenso terremoto de magnitud 7.2 grados en la escala de Richter que sacudió , los rescatistas recuperaron más cadáveres de entre los escombros, con lo que la cifra de muertos ascendió a al menos 107.

Cerca de tres millones de personas se vieron afectadas por el que sacudió el martes a la provincia de Bohol, a 640 kilómetros al sur de Manila.

Al menos 97 personas murieron en Bohol y 10 en las vecinas provincias de Cebu y Siquijor, mientras que 276 sufrieron heridas, indicó la Agencia Nacional de Manejos de Desastres.

El terremoto dañó varios edificios en y Cebu, incluyendo iglesias católicas centenarias, hospitales, hoteles, centros comerciales y mercados públicos. También se registraron daños en carreteras y puentes.

A pesar de los millones de afectados, en Bohol, la zona con más víctimas y la que más daños ha sufrido, tan solo 12,500 personas han podido ser atendidas en los 13 centros de acogida que se han instalado en la isla.

El director del Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, Renato Solidum, señaló que la energía liberada por el terremoto es similar a la de la explosión de "32 bombas atómicas de Hiroshima".

Dicho instituto ha registrado más de 700 réplicas, 12 de ellas perceptibles.