(Reuters)
(Reuters)

El expresidente de se sometió a una nueva , ante la sospecha de un nuevo caso de , el tercero desde 2009, cuando reconoció a su primer hijo.

Esta vez se trata de un niño de 11 años, de nombre Lucas, hijo de Benigna Leguizamón, una mujer que demandó a Lugo en 2009, en medio de una serie de escándalos, a un año de haber asumido la presidencia.

Adela Acuña, la abogada de Leguizamón, quien confía que el resultado del análisis confirmará la paternidad tal como lo viene sosteniendo su clienta desde hace casi cuatro años, indicó que el menor "tiene una relación afectiva muy fuerte" con el exmandatario.

"El encuentro entre Lugo y el pequeño Lucas fue muy emotivo. El niño lo abrazó y se sentó en su regazo (…). Saltó por él y lo llamó papá. Fue muy conmovedor", manifestó Acuña.

Se calcula que los resultados del análisis estarán en 20 o 30 días, pero la abogada afirmó que el también exsacerdote católico aseguró "que lo adoptaría porque ganó su corazón".