(Reuters)
(Reuters)

El exmandatario señaló que "Paraguay está aislado porque no hay democracia", y denunció que sus seguidores sufren "persecución política e ideológica" tras dejar el poder porque el Congreso de su país lo destituyó el pasado 22 de junio.

Durante su reunión en Montevideo con representantes del partido oficialista Frente Amplio de Uruguay, Lugo indicó que la figura del juicio político al presidente "está en la Constitución" paraguaya, pero afirmó que de manera simultánea "esa Constitución fue pisoteada".

El exgobernante, cuya visita a Montevideo es la primera salida de Paraguay tras su destitución y reemplazo por Federico Franco, hasta entonces vicepresidente, se refirió a la situación actual de su país.

"Han sido cesados más de 2,000 funcionarios que eran nuestros colaboradores solo por pensar diferente y son acusados de ser de izquierda", aseguró.

"En Paraguay se ha reinstalado la metodología del régimen dictatorial de Stroessner, de la mano del Partido Liberal de la presidencia de Federico Franco. ¿Por qué? Porque hoy pensar diferente es un delito", agregó el líder del Frente Guasú.

La destitución de Lugo derivó en la suspensión de Paraguay en el Mercosur y en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que sostienen que en el país se produjo un "quiebre democrático" y que solo reconocerán a las autoridades que surjan de las próximas elecciones.