El gobierno colombiano y el grupo terrorista de las instalaron formalmente hoy una mesa de diálogo para lo que será el proceso de paz que busca "la construcción de una paz estable y duradera" y poner fin a casi medio siglo de conflicto, anunciaron hoy en un comunicado conjunto leído en Hurdal, al norte de Oslo ().

La negociación sobre los puntos de agenda se iniciará el 15 de noviembre en La Habana, con el tema del desarrollo agrario a la cabeza. Sin embargo, ambas partes acordaron celebrar un nuevo encuentro preparatorio en Cuba el próximo 5 de noviembre, según comunicó Abel García, representante de las autoridades de Cuba, que junto con Noruega ejerce de facilitador del proceso.

El negociador del gobierno, Humberto de la Calle, reconoció que las FARC habían "cumplido rigurosamente sus compromisos" y esperó que cesen su lucha armada.Por su parte, el negociador de las FARC Iván Márquez insistió en que sin justicia social, la paz sería una "quimera".

"Una paz que no aborde la solución de los problemas políticos y sociales (…) equivaldría a sembrar de quimeras el suelo de ", declaró Márquez tras el anuncio formal del inicio de la cuarta tentativa en treinta años de poner fin a un conflicto que dejó centenares de miles de muertos.

El Gobierno y las FARC asumieron el compromiso de el pasado 26 de agosto en La Habana, mediante el llamado "Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera".

El acuerdo, que no incluye un alto el fuego previo, culminó seis meses de "conversaciones exploratorias" y secretas en Cuba quien junto a Noruega son las garantes de un proceso en el que ejercen de acompañantes Venezuela y Chile.