Los familiares de los rehenes reprochan tanto al Gobierno como a las guerrillas. (AP)
Los familiares de los rehenes reprochan tanto al Gobierno como a las guerrillas. (AP)

Cuatro rehenes de las fueron asesinados por sus captores en el departamento de Caquetá, sur de , tras combates con el Ejército que realizaba una operación de búsqueda, informó este sábado el ministro de Defensa, .

"Esta mañana fueron encontrados (los cuerpos). Fueron asesinados con tiros de gracia cuatro secuestrados miembros de la fuerza pública", dijo Pinzón en una rueda de prensa en la que no dio las identidades de los uniformados.

Poco después, el presidente condenó el hecho y lo calificó de "crimen atroz que merece la condena de todos los colombianos y de comunidad internacional".

"Los únicos responsables de esa acción vil, de ese crimen de lesa humanidad son las FARC", enfatizó el mandatario.

El Ministerio de Defensa informó luego que los fallecidos son tres policías y un militar, este último el sargento del Ejército José Libio Martínez, quien con casi 14 años de cautiverio era el rehén más antiguo de Colombia. Los cuatro fueron plagiados entre 1997 y 1999.

"Me imagino que van a querer decir que fue la fuerza pública la responsable de esos hechos. Se requiere simplemente sentido común para ubicar toda la responsabilidad en quienes los secuestraron y hoy apretaron el gatillo", aseveró Santos.

El ministro de Defensa indicó que los cuerpos fueron hallados con disparos en la cabeza y en la espalda, luego de un combate entre la guerrilla y los militares en los que un soldado resultó herido y una guerrillera fue detenida.

Pinzón explicó que en la zona de Solano (Caquetá) se desarrollaban operaciones militares desde hace 45 días "en búsqueda de una estructura de las FARC" y que "de acuerdo con informaciones que se tenían previamente, se decía que existía la posibilidad (de que esa columna de las FARC) tuviera a secuestrados de la fuerza pública".

Marleny Orjuela, quien dirige la agrupación de familiares de rehenes de las FARC (Asfamipaz), criticó el operativo militar y calificó de "inhumana" la actitud del gobierno y de la guerrilla.

"Los familiares están vueltos nada. Cada día el dolor es más grande. Mataron las esperanzas de nuestras familias", dijo Orjuela, al recordar que su organización siempre se opuso "al rescate a sangre y fuego".

Las FARC han liberado unilateralmente desde 2007 a 20 de sus rehenes. Uno de ellos, el ex congresista , se declaró este sábado "muy triste, porque esa no es la suerte que se merecen las personas que han padecido el flagelo del secuestro".

"Es un acto de cobardía absoluta de las FARC. También hay que mirar la responsbilidad política del gobierno y de las fuerzas armadas, porque no todas las operaciones militares terminan en rescate", dijo.

Las FARC mantienen secuestrados a, por lo menos, 14 policías y militares, que plantean canjear por sus guerrilleros presos. Algunos de ellos llevan más de 10 años en cautiverio.