(USI)
(USI)

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia () ordenaron hoy un cese del fuego unilateral de dos meses al inicio de las conversaciones de paz con el Gobierno colombiano en ().

Según un comunicado leído por el líder de la delegación subversiva, Luciano Marín –alias Iván Márquez–, las FARC detendrán todas sus operaciones militares entre el 20 de noviembre y el 20 de enero.

La cúpula de las FARC "ordena a las unidades guerrilleras en toda la geografía nacional, el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la fuerza pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada", señaló Marín.

"Esta decisión política de las FARC-EP es una contribución decidida a fortalecer el clima de entendimiento necesario para que las partes que inician el diálogo alcancen el propósito deseado de todos los colombianos", agregó.

El Gobierno colombiano reiteró en los últimos días su negativa rotunda a un cese el fuego durante las negociaciones.

Los negociadores del Gobierno y las FARC se reúnen en el principal centro de convenciones de La Habana, en un barrio occidental de la capital cubana rodeado de casas que pertenecieron a los miembros de la élite del país y ahora ocupan los diplomáticos extranjeros en la isla.

El presidente colombiano, , quiere un acuerdo de paz dentro de nueve meses y rechazó semanas atrás la posibilidad de que las Fuerzas Armadas suspendan sus operaciones contra la guerrilla.

Ambas partes tienen una serie de temas complejos por delante, que incluyen el desarrollo agrario integral, las garantías para el ejercicio de la política, el fin del conflicto, la lucha contra el narcotráfico y la compensación a las victimas.