Las FARC anunciaron la liberación de sus rehenes militares, pero no hablaron de los civiles. (Reuters)
Las FARC anunciaron la liberación de sus rehenes militares, pero no hablaron de los civiles. (Reuters)

Las tienen en su poder a 725 rehenes por quienes exigen dinero para dejarlos en libertad, según cifras de una organización no gubernamental (ONG) difundidas hoy en Bogotá, dos días después de que ese grupo terrorista anunciara que .

La cifra fue presentada por la , cuyo presidente, Gustavo Muñoz, dijo que tiene la documentación necesaria para demostrar que esas personas están secuestradas por las FARC.

"Las cifras salen del consolidado que desde 1995, por ley, se empezó a distribuir a las organizaciones no gubernamentales por parte del Ministerio de Defensa y de la Fiscalía General. Por otro lado, esa información también nos llegaba por parte de las familias de los secuestrados que se acercaban a la fundación a solicitar ayuda psicológica y jurídica y que manifestaban que no habían denunciado el secuestro", dijo Muñoz al diario El Tiempo.

Las FARC anunciaron el domingo que dejarán en libertad a los 10 militares y policías que tiene como rehenes desde hace años, los últimos miembros de la fuerza pública que quedan en su poder, y que renuncian al secuestro de civiles.

Mientras las cifras de uniformados secuestrados en los últimos años se han conocido sin problemas, en el caso de los civiles hay información variada que impide tener datos precisos.

Por ejemplo, la Fundación Nueva Esperanza habla de 725 secuestrados, mientras que País Libre, una ONG dedicada a luchar contra el secuestro, asegura que la cifra es de 405.

Por su parte, una entidad del gobierno adscrita al Ministerio de Defensa señala que hasta el pasado 31 de diciembre en Colombia había 97 secuestrados, de los cuales 35 estaban en manos de las FARC.

Según Muñoz, esa cifra oficial divulgada por el Fondo Nacional para la Defensa de la Libertad Personal fue depurada hace varios meses con el propósito de hacer ver que la lucha contra el secuestro estaba dando buenos frutos.

"Las cifras son diferentes porque desafortunadamente en el gobierno de se quería demostrar que la política de seguridad democrática era todo un éxito y que el flagelo del secuestro se había reducido en un 90%. Es así como de la noche a la mañana las cifras de los secuestrados desparecen de las computadoras gubernamentales", dijo Muñoz.

El presidente de la Fundación Nueva Esperanza agregó que la reducción de la cifra oficial fue aprovechada por las FARC para negar su responsabilidad en varios secuestros.