Tooba Mohammad Yahya, Mohammad Shafia y su hijo Hamed. (Reuters)
Tooba Mohammad Yahya, Mohammad Shafia y su hijo Hamed. (Reuters)

Un jurado de , en la provincia canadiense de , condenó hoy a cadena perpetua a un hombre de origen afgano, de 58 años, a su mujer de 42 y al hijo de ambos, de 21, por un cuádruple "crimen de honor".

Los tres fueron encontrados culpables de asesinar a tres hijas de la familia, de entre 13 y 19 años, y a la primera esposa del padre, de 52. Las cuatro mujeres fueron halladas ahogadas en 2009 en un coche en el canal de Rideau, cerca de Kingston, informó el canal de televisión nacional CTV.

"Es difícil cometer un crimen más abominable y despreciable que este", dijo el juez tras dar a conocer el veredicto. Los motivos que llevaron a estos asesinatos a sangre fría tienen su origen en un "concepto totalmente retorcido del matrimonio", sostuvo el juez.

De acuerdo con CTV, las tres hermanas "deshonraron" a la familia, en opinión del padre, por llevar vestimenta occidental y mantener amistad con hombres.

Los tres condenados insistieron en alegar inocencia durante las 10 semanas que duró el proceso judicial. Sin embargo, cintas de voz incriminatorias, los testimonios así como declaraciones contradictorias de los acusados finalmente llevaron al jurado a pronunciar un veredicto de culpabilidad después de 15 horas de deliberación.

Los condenados no tienen derecho a solicitar la libertad condicional hasta dentro de 25 años.