El hombre de los discursos de líderes mundiales en las honras fúnebres de declaró a The Associated Press que padece de esquizofrenia, que tuvo visiones de ángeles en el estadio y que estaba tratando de no ser víctima del pánico porque "había hombres armados a mi alrededor". Thamsanqa Jantjie también dijo que ha sido violento en el pasado.

Jantjie, quien gesticuló a un metro del presidente estadounidense y otros que hablaron en la ceremonia de honras fúnebres de Nelson Mandela, que fue transmitida por televisión a todo el mundo, insiste en que hizo una buena interpretación con señas de los discursos de líderes mundiales.

Sin embargo, también se disculpó por su trabajo, que ha recibido la crítica generalizada de numerosos expertos en lenguaje de señas, quienes han dicho que se limitó a hacer gestos sin sentido.

La declaraciones de Jantjie provocan serias preocupaciones de seguridad para Obama, otros jefes de Estado y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quienes hablaron en el Estadio FNB en Soweto, la zona de habitantes negros de Johannesburgo.

"Lo que sucedió ese día es que vi ángeles entrar al estadio… Comienzo a darme cuenta que del problema (…) A veces me pongo violento en ese lugar. A veces veo cosas que me persiguen", dijo Jantjie.

"Yo estaba en una posición muy difícil", agregó. "Y recuerdo esas personas, el presidente y los demás, estaban armados y había policías armados a mi alrededor. Si dejo que el pánico me controle me convierto en un problema. Tengo que hacer frente a esto de una manera que no humille a mi país".

Al preguntarse con qué frecuencia se violentaba, dijo "mucha", aunque declinó ofrecer detalles.

SUDÁFRICA ADMITE POSIBLE ERROREn tanto, la viceministra sudafricana de Personas con Discapacidad, Hendrietta Bogopane-Zulu, admitió hoy la posibilidad de un error en la elección del intérprete oficial de lengua de signos para la ceremonia de homenaje a Nelson Mandela el martes en Soweto.

"Es posible que se produjera un error desde el momento en que otras personas no comprendieron al intérprete", declaró tras la reacción indignada de la comunidad de sordos que no entendieron nada de la gesticulación incoherente del intérprete oficial.