La condena no puede ser apelada por postear en Facebook no puede ser apelada. (Bloomberg)
La condena no puede ser apelada por postear en Facebook no puede ser apelada. (Bloomberg)

La justicia de condenó este viernes a un hombre a 30 años de prisión por unos mensajes publicados en y considerados un insulto hacia la familia real, una de las penas más duras de los últimos años.

Su condena "bate un nuevo récord" de duración, declaró su abogado, Sasinan Thamnithinan. Sin embargo, no se conocen los detalles, puesto que nadie puede decir qué desencadenó la acusación, ya que repetir esos comentarios constituiría un nuevo delito.

El hombre, de 48 años, fue condenado por seis mensajes y fotografías publicados en Facebook en septiembre de 2013 y noviembre de 2014. Por cada una de las publicaciones le correspondían 10 años de prisión, pero se le redujo la pena a la mitad por haberse declarado culpable.

La condena no puede ser apelada, al haber sido dictada por un tribunal militar y puesto que su detención se produjo en un momento en que en Tailandia aún estaba vigente la ley marcial.

La familia real tailandesa está protegida por una de las leyes más restrictivas del mundo. El artículo 112 del código penal establece que cualquier persona que ofenda al rey, a la reina a su heredero o al regente se enfrenta a 15 años de cárcel por cada delito.

TAGS RELACIONADOS