Extraditan a exprimer ministro libio

Sin la aprobación de la presidencia de Túnez, jefe de gobierno Hamadi Jebali envió a Trípoli a Al Baghdadi Al Mahmudi, quien será procesado por presuntos crímenes contra el pueblo libio.

Al Baghdadi Al Mahmudi pidió asilo político en Túnez. (libyanfreepress.wordpress.com)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

El gobierno tunecino extraditó en secreto al ex primer ministro libio Al Baghdadi Al Mahmudi a Trípoli, donde fue encarcelado de inmediato, provocando una crisis interna sin precedentes con la presidencia tunecina, que no había aprobado esta decisión.

El exfuncionario del régimen de Muamar Gadafifue trasladado en un avión especial que despegó del aeropuerto militar de Al Aouina , próximo a la capital tunecina, dijo a la agencia AP un asesor presidencial, quien solicitó el anonimato en conformidad con el protocolo gubernamental.

Mahmudi, de 67 años y encarcelado en Túnez desde el 21 de setiembre, "fue extraditado esta mañana (domingo)", declaró Kazdaghli Ridha, portavoz del jefe de gobierno tunecino, el islamista Hamadi Jebali.

"Luego de intensos esfuerzos diplomáticos, el gobierno de Libia recibió hoy a Al Baghdadi Al Mahmudi", precisó, por su parte, el primer ministro libio Abdel Rahim al Kib, quien precisó que el extraditado será procesado por presuntos crímenes contra el pueblo libio.

"El acusado es bien tratado, de acuerdo con las enseñanzas de nuestra religión y las normas internacionales de derechos humanos", agregó.

La noche del domingo, la presidencia de Túnez denunció la extradición "ilegal" del exprimer ministro libio y acusó a Hamadi Jebali de haber actuado "fuera de sus prerrogativas".

"La Presidencia de la República expresa su rechazo a la decisión del jefe de gobierno de extraditar a Mahmudi y considera que esta decisión es ilegal, sobre todo porque fue tomada en forma unilateral y sin concertación con el presidente de la República", señaló el portavoz del mandatario tunecino, Moncef Marzuki.

"La decisión de extradición, firmada por el jefe del gobierno tunecino, constituye una clara violación de los compromisos internacionales de nuestro país y ante la ONU", subraya la presidencia, que recuerda que "el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados había pedido a Túnez no extraditar a Mahmudi antes de su decisión sobre su solicitud de asilo político".

Además, la presidencia "responsabiliza al jefe de gobierno de todo lo que pueda ocurrir después de la extradición y de los eventuales daños a la integridad moral y física y moral de Mahmudi".

Ir a portada