Los sirios que se unieron al convoy pasaron la noche en la frontera. (Reuters)
Los sirios que se unieron al convoy pasaron la noche en la frontera. (Reuters)

Decenas de expatriados sirios, que no pudieron ingresar a su país con un convoy de ayuda, acamparon cerca de la frontera con durante la noche, en protesta de la represión del presidente contra los manifestantes.

Llegadas desde hasta el Golfo Arabe, unas 150 personas, en su mayoría de la diáspora siria, ingresaron a Turquía para sumarse a la campaña "Convoy de Libertad a Siria" lanzada en la red social Facebook.

"Estoy participando aquí para enviar el mensaje al pueblo de Siria de que la gente en el exterior está con ellos. También le enviamos un mensaje al régimen de que a los sirios en el exterior nos importa", dijo Amar Babelli, empleado de la aduana en Dublín, a la agencia Reuters.

Babelli, que hoy tiene 43 años, se fue de Siria para estudiar cuando tenía 19 años, pero planea regresar a su hogar si Asad abandona el poder por la presión de las protestas y una creciente insurgencia armada.

"Después de que el régimen colapse y se establezca una democracia, planeo estar aquí. Estoy seguro de que el régimen está terminado, pero está costando muchas vidas", afirmó en el campamento levantado en una cancha de béisbol cerca de la localidad de , a unos 15 kilómetros de la frontera.

El convoy de autobuses y vehículos partió el jueves de , una ciudad en el sureste de Turquía, pero, al llegar a Siria, le prohibieron la entrada.

Cubiertos por mantas, unos 35 activistas salieron de sus carpas el viernes por la mañana temblando por el frío y la lluvia. Soldados turcos repartieron tazas de té caliente, pero las autoridades turcas dijeron que no habían extendido un apoyo oficial.

"Estaba absolutamente helado. Fue una de las noches más duras que pasamos. Pero también fue una de las más entretenidas", indicó Hussam Arwani, de 27 años, que dirige una empresa familiar en pero proviene de , uno de los focos de resistencia contra Assad.

"Hablamos toda la noche. Compartimos todas las experiencias que vivimos. Intentamos sentir lo que siente el pueblo dentro de Siria", explicó. Otros miembros del convoy pasaron la noche en ciudades cercanas. Los manifestantes planean visitar la frontera de nuevo más tarde e intentarán quedarse en la región otros tres días.