El presunto envenamiento del ex espía ruso Serguéi Skripal, quien el martes fue hospitalizado en grave estado, recordó los casos de varios exiliados rusos muertos en el Reino Unido en los últimos años.

Durante casi 10 años, Skripal transmitió a los servicios británicos informaciones sobre el ejército ruso. Ahora se debate entre la vida y la muerte y el Gobierno británico investiga con celeridad si hay algún Estado detrás del presunto envenenamiento. 

Del también ex espía Alexander Litvinenko, a los oligarcas Boris Berezovski y Alexander Perepilitchny, estos fueron los casos más notables de muertes sospechosas en el Reino Unido:

ALEXANDER LITVINENKO

Crítico del presidente Vladimir Putin, ex agente del FSB (los servicios secretos rusos), murió el 23 de noviembre de 2006 al cabo de tres semanas de agonía al ser envenando con polonio-210, una sustancia altamente radioactiva.

La investigación británica llegó a la conclusión, diez años más tarde, de la responsabilidad del Estado ruso y de la culpabilidad de dos ejecutores, los rusos Andrei Lugovoi y Dimitri Kovtun, que presuntamente introdujeron la sustancia venenosa en un té durante un encuentro en un hotel de Londres. Rusia negó su responsabilidad.

BADRI PATARKATSISHVILI

El georgiano murió repentinamente en 2008 a los 52 años en su casa del sur de Londres. Primero aliado, luego desafió a Putin y se cree que su muerte pudo guardar relación con las luchas de poder en su Georgia natal. Aunque primero se atribuyó su muerte a "causas inexplicadas", luego se habló de una patología cardiaca.

AJMED ZARAEV

El líder checheno moderado Ajmed Zaraev, refugiado en Londres, escapó en abril de 2012 a un complot para asesinarlo, desbaratado por los servicios secretos británicos (MI5).

ALEXANDER PEREPILITCHNY

El millonario ruso Alexander Perepilitchny, de 44 años, fue hallado muerto en noviembre de 2012 en su propiedad de Surrey, cerca de Londres. La policía dijo primero que había sido una muerte natural, pero unos análisis adicionales reclamados por la compañía de seguros de la víctima revelaron la presencia en su organismo de una molécula relacionada con el gelsemio, una planta venenosa.

Según la prensa británica, este empresario era un testigo clave en el caso Magnitski, el abogado del fondo de inversiones Hermitage Capital que murió en 2009 en una prisión moscovita tras denunciar una maquinación del poder ruso.

BORIS BEREZOVSKI

El que fue oligarca ruso Boris Berezovski, convertido en un feroz crítico del Kremlin cuando se exilió, fue hallado ahorcado en marzo de 2013 en su residencia cerca de Londres.

Su muerte, considerada como "inexplicada" por la policía británica, provocó recelos, aunque su entorno admitió que había estado deprimido en sus últimos días.

Con información de AFP

TAGS RELACIONADOS