Alford en la actualidad y en los años 60, rodean a JFK. (Internet)
Alford en la actualidad y en los años 60, rodean a JFK. (Internet)

habría tenido un romance de 18 meses con una practicante de la Casa Blanca que recién se terminó cuando murió el presidente estadounidense en 1963, según las memorias de la mujer que se publicarán el miércoles.

En el verano de 1962, Mimi Alford tenía 19 años y trabajaba como practicante desde hacía tres días en el servicio de prensa de la Casa Blanca cuando la llevaron a conocer al presidente, tal fue el impacto de su belleza entre los colaboradores de JFK.

Casi de inmediato, Alford fue invitada a nadar con el presidente a mediodía en la piscina de la Casa Blanca, luego a participar en una fiesta por la noche. JFK le propuso entonces mostrarle las instalaciones y rápidamente la condujo "a la habitación de Jackie Kennedy".

Fue allí que perdió su virginidad y tuvo su primera relación con John Kennedy, cuenta la mujer en el libro titulado "Había una vez un secreto: mi romance con John F. Kennedy y lo que siguió" ("Once upon a secret: my affair with President John F. Kennedy and its aftermath"), publicado por Random House.

"Ser deseada por el hombre más célebre y poderoso del mundo agrandaba mis sentimientos y resistir no era una opción", explica Alford, hoy en día una jubilada de 69 que vive en Massachusetts con su marido y que decidió escribir el libro para "liberarse" de su secretos, según la empresa editora.

Mimi esperaba que JFK la llamase "en ausencia de Jackie Kennedy" y a veces viajaba con él. A lo largo de su relación, lo llamó siempre "Señor Presidente". "Nunca nos besamos", afirmó, evocando la "distancia" que existió siempre entre ellos.

Pero su relación era "variada y agradable". "A veces daba la impresión de tener toda la vida delante de sí. Otras, no tenía tiempo para demorarse", sostiene.

Gran amante de las mujeres se le adjudican romances con y , entre otras, John Kennedy le enseñó a preparar huevos revueltos a Mimi, con quien compartía su gusto por Frank Sinatra o Tony Bennett.

La joven pasante volvió a la universidad en el otoño de 1962, pero el presidente la seguía llamando, bajo el seudónimo de "Michael Carter", y enviaba autos a buscarla para que la llevasen a la Casa Blanca.

Mimi vio a JFK por última vez el 15 de noviembre de 1963, una semana antes de que el presidente fuese asesinado en Dallas (sur).

"Te llamo cuando vuelva", le dijo entonces Kennedy. Ella le recordó que estaba a punto de casarse. "Lo sé, pero te llamaré de todos modos", insistio el presidente sin saber que era la última vez que hablaría con ella.