Li Lijuan, una ex millonaria china que entró en quiebra tras gastar todo su dinero en mantener a los 118 huérfanos que adoptó, fue detenida por las autoridades acusada de tener vínculos con la .

La mujer de 48 años, natural de Wuan, en la provincia norteña de Hebei, fue acusada de "perturbar el orden social" ya que realizaba "chantajes" relacionados con pandillas.

"En respuesta a las denuncias públicas de que algunos niños víctimas de trata fueron adoptados en Wuan, la policía recogerá muestras de sangre y huellas dactilares de estos niños y agregará sus datos al registro de niños desaparecidos del sistema de seguridad pública", explicó en un comunicado.

El orfanato 'Li's Love Village' en Wuan fue cerrado. Los 74 niños que actualmente vivían ahí fueron trasladados a hospitales para realizar controles y luego llevados a orfanatos estatales.

Lijuan, quien fue arrestada en donde recibía tratamiento de un cáncer que padece, obtuvo su fortuna en los años ochenta con minas de hierro. En 1996, tras encontrarse con una niña abandonada, comenzó su nueva vocación por adoptar a huérfanos. 

Con información de EFE