(Reuters)
(Reuters)

El presidente de Bolivia, , renovó sus críticas a su par chileno de Sebastián Piñera, y lo acusó de haber actuado con "prepotencia" y "soberbia" por la bolivianos que supuestamente violaron la frontera binacional.

El duro discurso del mandatario indígena durante un homenaje a los soldados, a quienes declaró "héroes de la defensa del mar", confirmó que las relaciones entre La Paz y Santiago pasan por su peor momento en décadas.

"Nuestros soldados fueron esposados, ¿qué delito pudieron cometer? ¡Qué prepotencia de autoridades (chilenas)!… Sólo soberbia", protestó Morales, a la vez que agregó que la liberación de los agentes fue "el triunfo de la verdad frente a la soberbia".

NO SE QUEDAN CALLADOSEn respuesta, el mandatario chileno culpó a la defensa de los soldados por la dilatada situación y acusó a La Paz de "doble estándar".

"Se pudo haber resuelto mucho antes, si hubiera habido mayor colaboración de la defensa de los soldados bolivianos", dijo el mandatario chileno en una entrevista a la radio local ADN.

Los soldados, que estuvieron detenidos 36 días y enfrentaban la posibilidad de un juicio ordinario, retornaron a Bolivia el viernes último.

Morales señaló al presidente chileno como responsable tanto de este incidente como del enfriamiento del diálogo entre Bolivia y Chile, países sin relaciones diplomáticas desde hace 35 años y en permanente disputa por el reclamo boliviano de un acceso marítimo.

COMERCIO AL PERÚEn medio del último conflicto, el Gobierno de Bolivia dijo que había tomado la "decisión estratégica" de trasladar su comercio marítimo a puertos del sur peruano en vez de los del norte de Chile, por los que pasa actualmente más del 80% del comercio internacional boliviano.

En esa línea, Morales anunció la semana pasada que invitará al presidente , en vez de a Piñera, a la próxima inauguración del tramo boliviano de un corredor vial bioceánico. A ese acto asistirá la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Pese a intentar bajar el tono de la disputa, Piñera reiteró que Chile no está dispuesto a ceder el territorio que Bolivia reclama.

"Chile va a mantener siempre un espíritu de diálogo con Bolivia, queremos tener buenas relaciones con nuestros vecinos", pero "vamos a defender nuestra soberanía", afirmó.