Evo Morales afirma que salida al mar es un tema irrenunciable para los bolivianos. (AFP)
Evo Morales afirma que salida al mar es un tema irrenunciable para los bolivianos. (AFP)

(La Haya/Reuters)El presidente de Bolivia, Evo Morales, entregó personalmente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya un documento con los argumentos de la demanda contra Chile que busca recuperar la salida al mar que su país perdió hace en la Guerra del Pacífico.

El Gobierno boliviano llevó en 2013 a su vecino a la CIJ en un intento por forzarlo a sentarse a la mesa de negociaciones para discutir su reclamo de un acceso al Océano Pacífico con soberanía, pero que Chile asegura carece de argumentos.

Morales entregó el documento de 200 páginas con los antecedentes jurídicos e históricos del reclamo en la sede del tribunal. "Confiamos que Bolivia pronto volverá al Pacífico con soberanía, tenemos todos los argumentos", aseguró Morales tras entregar el documento.

"El tema del mar es irrenunciable para los bolivianos. Como un país pacifista acudimos a los tribunales internacionales para que se haga justicia de una demanda histórica y tenemos mucha confianza", agregó.

Bolivia, que perdió su acceso al mar en 1883, lleva a cabo gran parte de su comercio a través de puertos chilenos gracias a un acuerdo para el tránsito de mercancías, a pesar de que los dos países tienen rotas sus relaciones diplomáticas desde 1978.

Los dos países mantuvieron contactos por varios años para discutir una posible salida al mar para Bolivia, pero los diálogos fracasaron por el reclamo de La Paz de tener soberanía sobre cualquier franja de territorio que le sea cedida.

Las esperanzas del Gobierno boliviano de obtener un fallo favorable en La Haya se incrementaron cuando la CIJ reconoció a fines de enero los derechos de Perú sobre unos 50,000 kilómetros cuadrados de mar que le disputaba a Chile. El litigio en la corte duró seis años.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo que la demanda ante la CIJ cerró las puertas a una negociación bilateral y se ha mostrado confiada en que su país tiene argumentos jurídicos para defender la integridad de su territorio.

"Tenemos muy claro que nosotros respetamos los tratados internacionales (…) pero vamos a esperar a analizar la memoria boliviana para tomar las decisiones de cómo vamos a seguir", dijo la mandataria a una radio local poco antes de la presentación de los argumentos bolivianos en La Haya.