El miércoles pasado dos atentados “xenófobos” acabaron con la vida de diez personas en la ciudad de Hanau, . Los tiroteos en dos bares volvieron a demostrar por qué la ultraderecha es una “máxima amenaza”, tal como dijo el ministro del interior, Horst Seehofer.

Como respuesta, miles de personas han tomado las calles este sábado en Hanau desde tempranas horas. Lo mismo se vivió el jueves pasado. Varios de los visitantes lloraban y afirmaban que pudo haber sido cualquier de ellos. Entre las pancartas se ve las críticas al racismo y el fascismo.

“El racismo es un veneno, el odio es un veneno. Y este veneno existe en nuestra sociedad”, criticó la canciller Angela Merkel, recordando una serie de asesinatos y atentados en las últimas dos décadas, el jueves pasado.

Sobre el autor de los tiroteos, se le identificó como Tobías R., un alemán de 43 años que fue hallado sin vida el jueves en su departamento al lado del cadaver de su madre, a quien también disparó.

Las víctimas de ambos tiroteos que se encontraban en el bar tenían entre 21 y 44 años. Entre ellos se encuentra un bosnio y un búlgaro.

TAGS RELACIONADOS