Inmigrantes latinos indocumentados temen asistir a los centros de vacunación masiva en Londres por falta de documentos.  (Foto: Andy Rain /  EFE)
Inmigrantes latinos indocumentados temen asistir a los centros de vacunación masiva en Londres por falta de documentos. (Foto: Andy Rain / EFE)

Inmigrantes latinos en Gran Bretaña padecen hambre y otras necesidades porque no pueden acceder a los fondos públicos del por falta de documentos. Ante el tercer confinamiento en , muchos de ellos han buscado ayuda en amigos, familiares, organizaciones benéficas, redes de apoyo comunitario y bancos de alimentos para tener un lugar en el cual respaldarse.

Londres, como el resto de Inglaterra, se encuentra en su tercer confinamiento, medida que se tomó tras un dramático aumento de contagios del nuevo coronavirus a finales de 2020 e inicios de 2021.

En el país se estima que hay más de 2,000 bancos de alimentos, 1,200 de ellos son operados por la organización de caridad Trussell Trust y más de 900 son independientes.

MIRA: Restos hallados en Reino Unido corresponden a londinense desaparecida hace 10 días

Indoamerican Refugee and Migrant Organisation (IRMO) es una organización de caridad que, durante 30 años, se ha enfocado en el empoderamiento de los latinoamericanos en Londres. En una entrevista a BBC Mundo, su directora, Lucia Vinzón, expresó que “tenemos nuestro propio ‘fondo para la adversidad’, que nos permite entregar vales de supermercado y de bancos de comida a personas que no tienen acceso a fondos públicos”.

Por otro lado, muchas mujeres latinas son vulnerables ante la situación en el país británico. Así lo relata Silvia de 50 años en una entrevista a la BBC. La mujer sudamericana no tiene trabajo y comenta que tuvo que ir a “mercados a juntar comida, cositas que botan, les quito lo malo, cocino y me las como”.

Como ella, hay varias inmigrantes irregulares y la coordinadora de Políticas y Comunicaciones sobre Derechos Laborales de la organización Latin American Women’s Rights Service (LAWRS), Dolores Modern, reconoce las pocas oportunidades.

“Podemos explorar muchas alternativas de beneficios del Estado para una mujer con pasaporte europeo, pero una mujer indocumentada no tiene acceso a nada de eso”.

Punto extremo

Una investigación de 2016 del Queen Mary University calculaba que había 250,000 latinoamericanos en Reino Unido, y que 145,000 de ellos estaban en Londres; sin embargo, no hay certeza de cuántos carecen de documentos.

Asimismo, Lucia Vizón, quien lleva diez años trabajando en de IRMO, mencionó que existe aún un tema más preocupante y es el poco acceso que los inmigrantes tienen a la comida. Muchos de ellos deben elegir si pagar el alquiler o comprar alimentos para comer.

En febrero, IRMO publicó el reporte The impact of COVID-19 on the lives of Latin American migrants, que realizó, según la experta, por “la falta de datos oficiales sobre la comunidad y cómo ha sido afectada por la pandemia”.

“Los migrantes latinoamericanos de bajos recursos que viven en Londres se encuentran en el punto más extremo de esta crisis”, señala el estudio.

La investigación se basó en una encuesta a 170 participantes, hecha en el primer confinamiento entre abril y mayo. En el análisis de 262 casos y en información recopilada por la organización desde marzo hasta finales de junio, el 31% de los encuestados dijo que tenía dificultades para pagar por la comida, mientras que 49% se había quedado sin trabajo por la pandemia.

Otras necesidades

Por otro lado, existen latinos que trabajan en servicios de limpieza y sectores poco regulados. Sin embargo, también padecen dificultades, pues existen contratos de cero horas, aquel en el que el empleador no está obligado a proporcionar un mínimo de horas de trabajo.

Algunas mujeres latinas trabajan en servicios de limpieza y hostelería. (Foto: Getty Images)
Algunas mujeres latinas trabajan en servicios de limpieza y hostelería. (Foto: Getty Images)

Se trata del Plan de Retención de Empleo por Coronavirus que el gobierno puso en marcha al inicio de la pandemia y al que se pueden acoger los negocios que se vieron afectados por ella. Esto les permite a los empleadores poner a sus trabajadores de licencia y acceder a una subvención que cubra parte del costo salarial.

De esa manera, los empleados, mientras están de licencia, reciben el 80% de su sueldo. Pero el trámite lo tiene que hacer el empleador y, por tanto, depende de su buena voluntad.

Asimismo, la necesidad de atenderse ante algún síntoma por coronavirus u otra afección es nula, porque no se encuentran registrados en el GP (General Practitioner), el servicio de salud primario de Reino Unido y temen ser descubiertos por Inmigración por ser “indocumentados”. Así lo menciona Silvia en la entrevista con la BBC Mundo.

En 2011 se estimaba que 1 de cada 5 latinoamericanos no estaba registrado en el GP. Diez años después, el estudio de IRMO asegura que se trata de 1 de cada 7.

La vacuna para el COVID-19

No hay precisión sobre cuántos inmigrantes irregulares de diferentes nacionalidades hay en Reino Unido, solo estimaciones, como la del Centro de Investigaciones Pew que, en 2017, dijo que podría haber entre 800,000 y 1′200,000 inmigrantes no autorizados.

En febrero, el gobierno británico dijo que los inmigrantes que están en una situación irregular no corren riesgo de deportación cuando se vacunen contra la COVID-19. Por eso, los insta a que se registren en el GP.

Un miembro del equipo médico administra una vacuna contra el coronavirus en el centro de vacunación del NHS, en Robertson House, en Stevenage, al norte de Londres. (Foto: AFP).
Un miembro del equipo médico administra una vacuna contra el coronavirus en el centro de vacunación del NHS, en Robertson House, en Stevenage, al norte de Londres. (Foto: AFP).

“Las vacunas contra el coronavirus se le ofrecerán de forma gratuita a todas las personas que viven en Reino Unido, independientemente de su estatus migratorio”, le señaló un vocero del gobierno a BBC Mundo.

Ayuda no gubernamental

La organización benéfica Voces Amigas de Esperanza (VOADES) les ofrece apoyo telefónico a los latinos en materia de salud mental y durante la pandemia ha notado que, “independientemente de que vienen de culturas con un nivel de resiliencia alto, algunas personas desarrollaron ataques de pánico, a otras el miedo las bloqueó y tuvieron desordenes de ansiedad”, le dice a BBC Mundo su directora, Nancy Lizcano.

El personal de estos grupos no gubernamentales está entrenado para brindar orientación sobre diferentes temas en español y en portugués (para la comunidad brasileña), y manejar la información confidencialmente. Cifras de la organización muestran que entre octubre y diciembre de 2020, ese servicio recibió 1.464 llamadas y 466 reportes hechos por Internet.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR