Londres. Una mujer fue sentenciada a ocho años de prisión por harcerse pasar por una adolescente de 16 años para engañar y abusar sexualmente de menores de edad en diferentes lugares de .

Gemma Watts, quien tiene en verdad 21 años, se declaró culpable de siete cargos de agresión sexual y engaño pederasta en noviembre del año pasado. Dos meses después regresó al tribunal Winchester Crown Court para recibir su sentencia.

En un comunicado de la policía se dio a conocer más sobre cómo la mujer escogía a sus víctimas en redes sociales. “En este caso particular, Watts las engañó haciéndoles creer que estaban entrando en una relación con alguien en quien podían confiar”, comentó una de las detectives del caso y miembro de la Policía Metropolitana de Londres, Phillipa Kenwright.

En base a esa confianza "ella construyó relaciones físicas en las tejió una red de mentiras y engaños, que el dio la oportunidad de cometer delitos sexuales”, añadió. Se conoce que la mujer usaba el alias de Jake Watton para lograr seducir a menores en Facebook, Snapchat e Instagram.

Del mismo modo, la policía señaló que el engaño de Watts fue “extraño y elaborado” pues la sentenciada viajaba desde el norte de Londres (Enfield) a diferentes partes de Gran Bretaña para encontrarse con sus víctimas.

Inicio de la investigación

En el 2018, un profesional médico denunció la agresión sexual de una adolescente de 14 años por parte de su novio, llamado “Jake Watton”. Luego descubrieron la verdadera personalidad de dicho “novio” y dos denuncias más de menores de edad que afirmaban haber sido engañadas y agredidas sexualmente por Watton.

Watts fue detenida en julio del 2018 tras un registro a su casa. En dicho momento ella admitió parte de las acusaciones y logró salir en libertad bajo fianza. Sin embargo, continuó engañando a jóvenes. En octubre del mismo año, la mujer fue descubierta con una niña desaparecida de 15 años, quien aseguró haber sido agredida sexualmente.

Tras la segunda detención, Watts vive vigilada bajo una orden de “riesgo sexual”. Finalmente, la jueza del caso, Susan Evans, sentenció a Watts y los abogados decidieron no hacer comentarios al respecto.