Los supervivientes israelíes del Holocausto temen el auge del antisemitismo en Francia

"La situación en Francia me recuerda a los años 1930. Estoy verdaderamente preocupado", afirma Gryn, de 78 años, uno de los pocos supervivientes de una famosa redada de judíos en París, cuando estaba ocupada por los nazis

Los supervivientes israelíes del Holocausto temen el auge del antisemitismo en Francia

Los actos antisemitas subieron un 74% en Francia en 2018, según datos del gobierno. (Foto: EFE)

Los actos antisemitas subieron un 74% en Francia en 2018, según datos del gobierno. (Foto: EFE)

EFE

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Jerusalén. Como otros supervivientes del Holocausto que abandonaron Francia y se mudaron a Israel, Samy Gryn ha asistido con pena al resurgimiento del antisemitismo en el país en el que nació.

"La situación en Francia me recuerda a los años 1930. Estoy verdaderamente preocupado", afirma Gryn, de 78 años, uno de los pocos supervivientes de una famosa redada de judíos en París, cuando estaba ocupada por los nazis.

Los actos antisemitas subieron un 74% en Francia en 2018, según datos del gobierno.

El país "parece enfrentar un resurgimiento del antisemitismo, inédito desde la Segunda Guerra Mundial", señaló el presidente Emmanuel Macron.

La tendencia ha continuado en 2019, con la profanación de un cementerio judío en el noreste del país, esvásticas pintadas en varios puntos de la capital y los insultos con qué fue abucheado el académico judío Alain Finkielkraut en la calle por manifestantes del movimiento de los "chalecos amarillos".

Gryn tenía dos años cuando fue atrapado junto a su madre y su hermana en la redada del Velódromo de Invierno, en julio de 1942, por las autoridades francesas, que seguían órdenes de los alemanes.

Miles de personas fueron deportadas a campos de concentración y solo varias docenas volvieron.

Su padre, del que no guarda ningún recuerdo o fotografía, murió en una cámara de gas en el campo de Auschwitz, en la Polonia ocupada.

Gryn logró escapar de la deportación y fue escondido por una familia cristiana hasta que terminó la guerra. Su madre y su hermana también sobrevivieron.

"Me salvé. Todavía no sé porqué", afirma.

Gryn vive en Israel desde hace casi 50 años. Decidió dejar Francia cuando a su hijo lo llamaron "sucio judío" en el colegio.

Otros supervivientes del Holocausto que inmigraron a Israel desde Francia explicaron a la AFP su indiferencia ante lo que ocurre en un país con el que cortaron lazos.

- "Mala dirección"-

En 2006, Ilan Halimi, un joven judío, fue torturado hasta la muerte cerca de París. En 2012 un rabino y tres niños mueren en un atentado en una escuela judía de Toulouse (sur).

Cuatro años después, en 2015, un extremista que reivindicó lealtad al grupo Estado Islámico mató a cuatro personas en un supermercado kóser en París.

Y el año pasado una mujer judía de 85 años fue apuñalada en su casa, antes de que le prendieran fuego, en un crimen que se cree estuvo motivado al menos parcialmente por el antisemitismo.

Incidentes así atizan la sensación en Israel de que los judíos franceses están en peligro en el país europeo que cuenta con la comunidad más grande de esa religión.

"La historia no se está repitiendo pero vamos en la mala dirección, eso seguro", sostiene Gryn.

Shlomo Balsam es el presidente de la asociación israelí Alumim de niños judíos que sobrevivieron al Holocausto en Francia y ejerce como guía en el memorial del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén.

"El aumento de actos antisemitas en Francia recuerda muchas cosas a los supervivientes", dice. "Son muy muy sensibles a lo que está ocurriendo", agrega.

"Para muchos de nuestros miembros, los chalecos amarillos evocan la estrella amarilla [...] cada incidente les devuelve a su pasado", afirma Balsam.

"Una judía anciana fue asesinada porque era judía, de nuevo se vandalizan nuestros cementerios, las imágenes de ahora se superponen a las del pasado", recalca.

Berthe Badehi, de 87 años y voluntaria en Yad Vashem durante más de dos décadas, cuenta su historia varias veces por semana en hebreo, inglés o francés a los visitantes del memorial.

"Mis padres, de origen polaco, estuvieron en la resistencia comunista y en 1941 me prepararon una maleta pequeña y me enviaron con una familia no judía" en Saboya, en el este de Francia.

"No le guardo rencor a los franceses, les debo mi vida", sostiene, enseñando fotografías de su "familia francesa".

Tenía 12 años cuando su padre fue a buscarla, en septiembre de 1944.

Berthe Badehi se instaló en Israel en 1956 y ahora asegura estar "decepcionada al ver que vuelve el odio, el odio contra los judíos, como en mi infancia".

Fuente: AFP

Ir a portada