Miles de aficionados de celebraron en las calles de París el pase a la final en el , tras vencer a Bélgica 1-0 en San Petersburgo.

Sin embargo, la policía tuvo que intervenir luego de que se generaron disturbios y golpes por parte de algunos aficionados que opacaron la celebración.

Tras el triunfo, los hinchas pusieron su rumbo a Campos Elíseos para festejar el triunfo encendieron petardos y cantaron la Marsellesa, que es el himno nacional.

Sin embargo, en medio de los festejos algunos revoltosos se enfrentaron a los agentes del orden que custodiaban el lugar.

El defensa Samuel Umtiti al minuto 51 llevó de cabeza a los Bleus a su tercera final mundialista tras lograr el título de 1998 en su territorio y caer ante Italia en Alemania-2006.

El equipo dirigido por Didier Deschamps espera ahora por el vencedor de la otra semifinal, entre Inglaterra y Croacia, que se enfrentan el miércoles en Moscú por el pase a la gran final.