El candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez, resultó vencedor en las elecciones del 28 de abril, pero tendrá que pactar con otras formaciones para gobernar. (Foto y video: AFP)

[Actualización 8:00 p.m.]

Madrid. El presidente del Gobierno de , el socialista Pedro Sánchez, proclamó el domingo la victoria de su partido en las elecciones del 28 de abril y se mostró dispuesto a pactar con todas las fuerzas políticas, mientras sus seguidores le reclamaban acercarse a la izquierda.

El PSOE obtuvo el 28,68 por ciento de los votos, que se traducen en 123 de los 350 escaños que conforman el Parlamento, lo que le obliga a pactar con otras formaciones para poder gobernar. En el Senado, los socialistas, sin embargo, obtuvieron la mayoría absoluta.

Según el escrutinio al 99,99%, el PSOE consiguió 7.480.755 votos dejando atrás al Partido Popular que logró 66 escaños (16,70% de los votos), Ciudadanos 57 (15,86%), Unidad Podemos 42 (14,31%) y Vox con 24 (10,26%)

AFP
AFP

En una alocución desde la sede del PSOE, en la mítica calle Ferraz de Madrid, Sánchez celebró la victoria ante un millar de militantes, a quienes destacó que este triunfo significa que "ha ganado el futuro y ha perdido el pasado".

Así, tendió su mano "a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución".

Ante estas palabras, sus seguidores corearon de forma repetida: "Con Rivera no" y "no es no", en alusión a Albert Rivera, líder del partido liberal Ciudadanos, que se ha ubicado como tercera fuerza política con 57 legisladores en el Parlamento y quien ha sido el socio del conservador Partido Popular.

En definitiva, el PP y Ciudadanos ha sido la clara oposición a los socialistas durante el Gobierno de Sánchez.

"Creo que ha quedado bastante claro", respondió Sánchez a los militantes socialistas que invadían la calle Ferraz, flanqueado por por su equipo de confianza, en el que se encontraba su vicepresidenta Carmen Calvo, quien lucía una camiseta llamativa con el lema "Yes, I am a feminist", en una clara alusión a la defensa de la lucha feminista en España.

Ante su respuesta, sus seguidores gritaron de nuevo al unísono: "no pasarán", en este caso en alusión a los tres partidos en los que se ha partido la derecha en España: el Partido Popular, Ciudadanos y el ultra Vox.

"Los españoles quieren claramente que el Partido Socialista Obrero Español gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años", anunció a continuación un eufórico Sánchez.

Y agregó: "se trataba de ganar las elecciones y de gobernar, hemos ganado las elecciones y vamos a gobernar España", y se hará - anunció - "en defensa de la democracia", también "de los derechos y libertades que hemos logrado en los últimos cuarenta años".

Para concluir, el ahora presidente del Gobierno español en funciones rechazó de manera firme "el autoritarismo y la involución".

Pedro Sánchez frente a simpatizantes del PSOE tras ganar las elecciones del domingo. (Foto: EFE)
Pedro Sánchez frente a simpatizantes del PSOE tras ganar las elecciones del domingo. (Foto: EFE)

[Actualización 4:10 p.m.]

Madrid. Los socialistas españoles (PSOE), liderados por el presidente Pedro Sánchez, ganaron este domingo las elecciones con un 28,81 % de los votos, que le otorgarían 122 escaños de los 350 que conforman el Parlamento de , por lo que deberá pactar para gobernar, cuando se ha escrutado más del 91,48% de los votos.

El PSOE, que tenía 84 diputados en el Congreso en la anterior legislatura, "ha ganado las elecciones" celebradas este domingo, anunció la ministra portavoz, la socialista Isabel Celaá, en una conferencia de prensa.

Además, los socialistas se han asegurado la mayoría absoluta en en Senado.

Estos comicios registraron una participación del 75,78 %, una de las más altas de la democracia española, en las que el Partido Popular (PP, conservadores) registró el peor resultado de su historia y la ultraderecha entró con VOX en el Congreso de los Diputados.

El PP, que tenía 137 parlamentarios, obtuvo el 16,70 % de los votos y 65 diputados, mientras que el liberal Ciudadanos (C's) se le acerca peligrosamente con el 15,78 % y 57 legisladores (antes 32).

La coalición izquierdista Unidas Podemos (UP) obtiene el 14,31 de los sufragios, con 42 diputados, una caída frente los 71 con que contaba hasta ahora.

El ultraderechista Vox irrumpe con fuerza en el Parlamento con 24 escaños gracias al 10,24 % de votos a escala nacional.

El partido catalán ERC, independentista de izquierda, aumenta hasta el 3,86 % de los votos y 15 diputados, frente a los 9 que tenía hasta ahora.

Con estos resultados, Sánchez podría lograr una mayoría de Gobierno (176 escaños) que reúna a UP, los nacionalistas vascos del PNV (6 diputados) y algunos partidos de izquierda de menor entidad.

La participación fue del 75,78 %, una de las más importantes desde el retorno de la democracia en España con las elecciones de 1977.

[Actualización 3:20 p.m.]

RTVE
RTVE

[Actualización 1:00 p.m.]

En un sondeo difundido al cierre de los colegios a las 20.00 hora local (18.00 GMT), el Partido Socialista (PSOE) ganaría las elecciones generales celebradas hoy en con más del 28 % de los votos y la ultraderechista Vox sería la quinta fuerza en el Parlamento con el 12 % de apoyo.

De acuerdo con la encuesta de la cadena estatal RTVE, el PSOE lograría entre 116 y 121 escaños y el Partido Popular (PP, conservador) tendría entre 69 y 73, seguido por los liberales de Ciudadanos (C's), con entre 48 y 49, Podemos (izquierda), con 42-45, y Vox tendría 36-38, en un Parlamento de 350 diputados.

Los independentistas catalanes del ERC habrían logrado 14 escaños, es decir, el 3,3 % de los sufragios.

Ni el bloque de la izquierda -PSOE y Podemos- ni el de la derecha -PP, C's y Vox- tendrían, según este sondeo, los 176 escaños necesarios para obtener mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados español.

En cuanto a la alianza liderada por los socialistas tendría más parlamentarios y, si sumara apoyos de otros partidos, podría lograr la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

El PSOE sacaría más de diez puntos porcentuales de ventaja al PP, con el 28,1 % de apoyo frente al 17,8 %, mientras Ciudadanos lograría el 14,4 %, Podemos el 16,1 % y Vox el 12,1 % de apoyo, de acuerdo con esta encuesta de RTVE.

Otra encuesta, divulgada para la cadena radiofónica Cope, otorga al PSOE alrededor del 27 % de los votos y entre 105 y 120 escaños; en tanto que el PP caería a entre 67-77 escaños debido en parte a la fuerte entrada de Vox en el Congreso, pues podría llegar a los 50 diputados.

Los liberales de Ciudadanos rechazaron durante toda la campaña pactar con el Partido Socialista de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español desde que en junio pasado triunfó una moción de censura en el Parlamento contra el conservador PP.

La alta participación, que sobre las 16.00 GMT era del 60,75, superior en casi diez puntos a los últimos comicios de 2015, y la ausencia de incidentes han marcado estas elecciones, las terceras que se celebran en menos de tres años en España y de las que previsiblemente saldrá un panorama político muy fragmentado.

Los colegios electorales cerraron a las 20.00 hora local (18.00 GMT) en la España peninsular y lo harán una hora después, a las 19.00 GMT, en el archipiélago atlántico de Canarias.

Casi 37 millones de personas estaban llamados a votar en las decimoterceras elecciones generales de la actual etapa democrática en España, entre ellas por primera vez 1,15 millones de jóvenes y otras 100.000 personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo.

En los comicios de hoy se ha elegido a los 350 diputados y 208 senadores que conformarán el nuevo Parlamento español, aunque en el caso del Senado se completan con varias decenas más elegidos en las Cámaras legislativas regionales.

Los primeros datos provisionales los dará a conocer, hacia las 20.30 horas GMT, la portavoz del Ejecutivo, la socialista Isabel Celaá, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. EFE

[Actualización 12:00 p.m.]

Las urnas han recibido a un dividido electorado español el domingo, respondiendo al pedido de los líderes políticos por una participación alta en lo que promete ser la elección con un final más impredecible y potencialmente más determinante de en décadas.

Tras una campaña tensa dominada por el debate sobre la identidad nacional y otros temas emotivos como la igualdad de género, se espera que quede conformado un parlamento fragmentado que incluiría al primer bloque de legisladores de ultraderecha desde el retorno de la democracia en la década de 1970.

Los socialistas del saliente primer ministro quedarían primeros. Pero los sondeos de opinión muestran que ningún partido está cerca de una mayoría, lo que torna probable que cualquier acuerdo de coalición tarde semanas o meses en definirse.

Esto a su vez podría alimentar una sensación más amplia de incertidumbre política a lo largo de Europa. También existe la posibilidad de que tenga que realizarse una nueva votación.

"Sobre todo, que los españoles participen con una mayoría muy sólida para que el mensaje que se envíe sea un mensaje cierto (...) de qué es lo que queremos para los próximos cuatro años", dijo a los reporteros después de emitir su sufragio cerca de Madrid.

La votación termina a las 8:00 p.m. hora local (01:00 p.m. hora peruana) en los terceros comicios de en cuatro años. En cada uno de ellos se fue erosionando al predominio de décadas de los dos mayores partidos, los socialistas y el conservador Partido Popular.

El tono entre muchos votantes estaba teñido por la incertidumbre y en algunos casos, cierto elemento de miedo.

"Yo soy un votante más del estilo de (los centroderechistas) Ciudadanos o el PP pero estoy tan asustado con (el partido de ultraderecha) Vox que voté (...) por los socialistas", dijo Julio César Galdón, de 27 años, un graduado en ciencias políticas, en Madrid.

Cuando todavía está fresco en la memoria de la generación más antigua de españoles el trauma de la dictadura militar de Francisco Franco, fallecido en 1975, el país se ha mostrado contrario desde hace tiempo a la ola de nacionalismo y populismo que se extiende por otras partes de Europa.

Pero algunos no tuvieron dudas a la hora de pasarse a Vox, que pese a repudiar la ideología del dictador, abraza algunas ideas como anular las leyes que prohíben los símbolos fascistas de la era de Franco.

"La última vez voté por el PP. Esta vez voté por Vox", dijo Paula de la Calle, una empleada de un bar de Madrid, de 50 años de edad. "Están trayendo algo nuevo, los principios y valores españoles que el PP había comenzado a perder".

Los sondeos de opinión no han logrado dar una imagen clara de cuántos escaños ganarían los ultraderechistas pero fácilmente podrían ser decenas.

Esta agrupación podría recibir un impulso de los votantes descontentos con los partidos establecidos y con políticas poco tradicionales que incluyen la oposición a una ley sobre violencia de género que considera que discrimina contra los hombres.

Otro foco de la votación es la irritación generalizada por la iniciativa por la independencia catalana, el tema central durante la campaña, que ha abierto una división entre los tres partidos de derecha y los dos izquierda, que se profundizó a medida que se acercaban las elecciones.

Como se cree que ninguno de esos dos bandos obtendrá una mayoría parlamentaria clara, los legisladores independentistas de la rica región del noreste español podrían convertirse en un factor decisivo a la hora de formar gobierno.

Los sondeos de opinión, que terminaron el lunes, han sugerido que será más difícil que un bando de derecha dividido entre el PP, Vox y Ciudadanos alcance una mayoría pero este escenario de todos modos está dentro del margen de error y no se puede descartar.

- Desaires y ambiente político reñido - 

La candidata por al Congreso, Inés Arrimadas, fue desairada ante las cámaras de televisión cuando, tras acudir a las urnas y emitir su voto, extendió la mano para saludar a las miembros de la mesa electoral pero una de sus integrantes rechazó el gesto.

"Es un ejemplo de lo que tenemos que sufrir en Cataluña", refirió sobre el episodio cuando fue consultada por la prensa, a su salida del colegio Ausiàs Marc de Barcelona.

La cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso de los Diputados por Barcelona motivó a que la población ejerza su derecho al sufragio aludiendo a un contexto histórico en el que se juega su futuro.

"Que se sepa que todo el mundo es relevante hoy, todos los votos pueden ser decisivos. Por tanto hacemos una llamada a la participación en esta jornada histórica", mencionó Arrimadas.

Ciudadanos busca reforzar el resultado del partido el 28 de abril en Cataluña, una comunidad en la que ganó las últimas elecciones autonómicas, pero sin embargo quedó en último lugar en las elecciones generales de 2016.

— Candidatos acuden a votar —

Los candidatos a liderar tras las elecciones se acercaron a su centro de sufragio y se mostraron optimistas por el resultado.

El último de los cinco en emitir su voto fue el candidato por el Partido Popular, , quien sufragó en el Colegio de Nuestra Señora del Pilar de Madrid.

"Lo importante es que votemos todos con la cabeza. Lo que yo siempre digo, votar es el acto de mayor confianza en democracia. Podemos estar ante las elecciones más decisivas para el destino de España de los últimos tiempos", señaló a los medios españoles.

"Hoy es el día ya de llegar a votar y por eso lo que pido es una máxima participación. Creo que es fundamental que todos los españoles participen, porque lo que hoy salga de las urnas va a condicionar el futuro de España para los próximos cuatro años, hasta 2023", añadió.

Por su parte, , líder de Vox, auguró un "carácter histórico para España", al referirse a la contienda electoral.

"Millones de españoles van a votar con esperanza, van a hacerlo sin miedo a nada ni a nadie, y lo más importante de todo es que a partir de las ocho de la tarde, cuando se recuenten los votos, que todas las fuerzas políticas respetemos el resultado electoral, defendamos la democracia, defendamos la nación y la convivencia entre los españoles", declaró tras votar en el colegio público Pinar del Rey, en Madrid.

Santiago Abascal, candidato de Vox, se acercó a emitir su voto. (Foto: EFE)
Santiago Abascal, candidato de Vox, se acercó a emitir su voto. (Foto: EFE)

"Tenemos que ser modestos", señaló , de Podemos. "Es verdad que mucha gente dijo que les convencimos en el debate. Tenemos que ser respetuosos con lo que la gente decida. Hay que poner límite al insulto, y a la sobreactuación, que no gusta a los ciudadanos españoles", indicó, según el diario El País.

El candidato, que votó en la escuela pública La Navata, en Galapagar, Madrid, añadió: "Quiero felicitar y dar las gracias a todos los trabajadores públicos que están haciendo posible que esta jornada electoral se desarrolle con tranquilidad. Ojalá la participación sea muy alta. A partir de ahora toca esperar".

En Cataluña, también acudió a votar temprano por la mañana española.

Al salir de su centro de votación en Barcelona, el candidato de Ciudadanos auguró un nuevo comienzo. "Necesitamos en España un cambio, una nueva era. Hoy se puede decir que esta noche vamos a cerrar una etapa en España y vamos a abrir una nueva era. Hoy es un día importante", señaló, según El Mundo.

"Pido a todos los españoles que hoy vayan a votar. Queremos una España centrada, una España que tire hacia adelante, una España que mire al futuro", dijo a la prensa.

A la salida de emitir su voto en el centro cultural Volturno, en Pozuelo de Alarcón, , candidato por el PSOE, saludó a los ciudadanos que acudieron a las urnas para las elecciones de .

"Quería trasladar que los españoles tengan una jornada electoral lo más tranquila posible. Y sobre todo que participen con una mayoría muy sólida para que se envíe un mensaje claro de qué es lo que queremos durante los cuatro años. Cuatro años de sosiego y estabilidad", indicó a la prensa, según el diario El País.

El presidente del gobierno español, además, señaló que espera "que se pueda articular una mayoría parlamentaria lo suficientemente amplia para que haya un Gobierno estable que con serenidad, con sosiego, y determinación mire al futuro y que logre alcanzar los necesarios avances que nuestro país necesita en justicia social, en concordia nacional y en limpieza política".

— Inicio de las elecciones —

Marcaron las 9 a.m. locales y los 23,196 colegios electorales de abrieron sus puertas, que cerrarán a las 8 p.m.

Son más de 36.89 millones de españoles quienes se encuentran en capacidad de sufragar y podrán acudir a las urnas a emitir su voto. Además, hay otros dos millones viviendo fuera del país europeo.

Un dato curioso son los 1.15 millones de nuevos electores, quienes podrían inclinar la balanza en un escenario tan incierto.

En España, hoy se eligen a los representantes de las Cortes Generales, 208 senadores y 350 diputados.

— Campaña electoral —

La campaña llegó a su fin en con los candidatos apurando su última llamada al voto ante la incertidumbre que, a un día de las elecciones, sigue siendo muy alta y es imposible predecir si habrá una suma en la derecha o la izquierda que haga posible la formación de un nuevo gobierno.

Tras dos semanas de actividades por toda España, grandes partidos nacionales, formaciones regionales y nacionalistas o pequeños partidos ponen final a una de las campañas más intensas y abiertas de las últimas décadas.

Se trata de las terceras elecciones legislativas en tres años y medio, irrupción de la extrema derecha, una crisis catalana persistente. 

A continuación, estos son los puntos más importantes que cualquier persona debe saber antes de las elecciones legislativas a realizarse este domingo 28 de abril en España

— ¿Cómo llegó España a este punto? —

El presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, asumió el cargo en junio del año pasado cuando relevó al destituido Mariano Rajoy, quien se retiró de la política luego de que perdió una moción de censura que se produjo después de un fallo emitido por un tribunal en un caso de corrupción que implicó a su Partido Popular (PP).

El gobierno minoritario de Sánchez logró llegar al poder por un breve periodo, pero no pudo aprobar un presupuesto nacional en febrero, lo que provocó que el mandatario convocara a unas elecciones anticipadas.

La tercera elección nacional de España en cuatro años es el resultado del surgimiento de nuevos partidos por el descontento sobre la crisis económica mundial, que ha tenido fuertes repercusiones en el país.

La economía española está creciendo otra vez, pero los días en los que el Partido Socialista y el Partido Popular se repartían la mayoría de los botines electorales quedaron atrás.

Los principales partidos españoles y sus dirigentes de cara a las elecciones legislativas del 28 de abril. (Foto: AFP)
Los principales partidos españoles y sus dirigentes de cara a las elecciones legislativas del 28 de abril. (Foto: AFP)

— ¿Quiénes están en la palestra? —

Sánchez va al frente de los comicios de acuerdo con toda la información de las encuestas, pero la creciente fragmentación de la política de España significa que las fuerzas combinadas de dos partidos de derecha y del partido extremista Vox, recién llegado al panorama nacional, podrían llevarse una victoria.

Uniéndose al Partido Popular está el proempresarial partido Ciudadanos y el nacionalista Vox, el cual defiende las corridas de toros como una tradición española esencial, es hostil con los derechos de las mujeres y promete frenar la inmigración ilegal.

Los votantes molestos por las medidas de austeridad de los últimos gobiernos tienen a la coalición Unidas Podemos en la extrema izquierda.

Alrededor de un tercio del electorado seguía indeciso de cara a la última semana de campaña, de acuerdo con las encuestas. Están en juego los 350 escaños del Congreso de los Diputados, quienes posteriormente elegirán un gobierno.

Los centros de votación abrirán a las 9 de la mañana y cerrarán a las 8 de la noche, con los resultados que se prevé estén listos unas horas después.

Composición del Congreso de los Diputados español antes de ser disuelto el 15 de febrero 2019. (Foto: AFP)
Composición del Congreso de los Diputados español antes de ser disuelto el 15 de febrero 2019. (Foto: AFP)

— Las probabilidades de la izquierda —

Incluso si el Partido Socialista (PSOE) obtiene la mayor cantidad de votos, su posibilidad de permanecer en el poder dependerá en su capacidad de forjar alianzas.

Sánchez ha insinuado que podría terminar invitando a Unidas Podemos para formar un gobierno de centroizquierda como el que tiene Portugal.

Incluso, también ha habido conjeturas de que los Socialistas podrían dirigirse al otro lado hacia la centroderecha con Ciudadanos, pero el mandatario dijo que esa opción no está en sus planes.

Sin embargo, es probable que Sánchez necesite cortejar a algunos partidos más pequeños y regionalistas para que lo apoyen.

Los partidarios del partido de la extrema derecha VOX de España. (Foto: Reuters¡)
Los partidarios del partido de la extrema derecha VOX de España. (Foto: Reuters¡)

— ¿Una coalición de derecha? —

Vox está dispuesto a darle al Parlamento de España sus primeros legisladores abiertamente de extrema derecha desde la década de 1980.

En lugar de prometer aislar a Vox como muchos partidos convencionales lo han hecho en otros países europeos para mantener a los extremistas lejos del gobierno, tanto el Partido Popular como Ciudadanos están radicalizando sus mensajes para detener el flujo de votantes. 

El nuevo líder del Partido Popular, Pablo Casado, manifestó que los tres partidos de la derecha deberían juntar sus votos si tienen los suficientes para sacar a Sánchez del palacio presidencial de Madrid.

Los tres partidos de derecha ya han mostrado que pueden unir fuerzas.

En enero, el Partido Popular concretó un acuerdo con Vox para obtener su apoyo y que de esa forma pudiera junto con Ciudadanos formar un gobierno en la sureña Andalucía luego de las elecciones regionales.

España

— ¿Qué es lo que está en juego? —

El gobierno entrante enfrenta la tarea de lidiar con un desempleo crónico y fondos cada vez menores para el sistema público de pensiones.

Pero la cuestión que causa más división es cómo lidiar con la crisis política causada por el intento de secesión de la acaudalada región de Cataluña.

Los socialistas defienden el actual modelo de gobierno de España, que le da a sus regiones una amplia autoridad para operar servicios sociales, como la educación y salud.

Pero los tres partidos de derecha [Partido Popular, Ciudadanos y Vox] compiten para aprovechar esa ira que hay en España contra Cataluña luego de que sus dirigentes trataron de separarse del país hace dos años.

Los tres critican a Sánchez por abrir un diálogo con los líderes de la región a favor de una secesión. Vox incluso ha prometido reorganizar todo el poder de las regiones españolas.

Los separatistas catalanes también pretenden aumentar sus actuales 17 escaños para tener más influencia en el Parlamento. Cinco de los 12 líderes separatistas que fueron a juicio por el intento de separación de 2017 se postularon para los comicios desde una celda.

Fuente: AP, AFP y EFE