Uno menos. El gobierno de se retiró oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la , organización que fue calificada de "hipócrita" por el presidente , quien asegura que existe un sesgo en lo relativo al país de Israel.

El anuncio formal lo hizo la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, a través de una conferencia de prensa y no aceptó preguntas.

Nikki Haley explicó que intentó "de buena fe" solucionar los problemas de la organización reuniéndose con representantes de más de 125 Estados miembros, pero ha sido en vano. 

La decisión de Estados Unidos de dar un paso al costado fue a causa del  "prejuicio crónico" del Consejo contra Israel, razón por la que "este órgano
no es digno de su nombre".

También criticó duramente que el Consejo esté integrado por países como China, Venezuela, Cuba o la República Democrática del Congo, naciones que, según ella, "no respetan" los derechos humanos. 

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, también estuvo presente en la declaración y no tuvo miramientos en tildar al Consejo de "hipócrita". 

"No dudamos de que su creación fue con buena fe, pero tenemos que ser honestos: El Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un pobre defensor de los derechos humanos", dijo Pompeo.