Hoy ya tiene 28 años, pero cuando fue menor de edad, la ex campeona de Natación de , Ariana Kukors comentó que fue víctima de por parte de su entrenador, en ese entonces, Sean Hutchison. 

La denuncia llegó a manos del Departamento de Seguridad Nacional y en coordinación con la dependencia policial de , realizaron el allanamiento a la residencia de Hutchison, donde trabaja como entrenador y director ejecutivo del King Aquatic Club. "Nunca pensé que iba a compartir mi historia, porque ya solo con el hecho de sobrevivir era suficiente", contó Kukors.

Según las primeras pericias de la Policía, al momento del allanamiento, los agentes se llevaron todos los objetos personales y electrónicos del denunciado. La víctima dijo: "El entrenador me hizo tocamientos, abusó sexualmente y aprovechó en fotografiarme".

Todas las investigaciones se iniciaron el 30 de enero, tras la denuncia de la nadadora, quien alegó que el episodio tan difícil que vivió no lo hizo público por temor a represalias del presunto violador.