El DACA protege a 790.077 inmigrantes no autorizados, de los cuales cerca de 80% son de origen mexicano, seguidamente por los salvadoreños que son apenas un 3%.
El DACA protege a 790.077 inmigrantes no autorizados, de los cuales cerca de 80% son de origen mexicano, seguidamente por los salvadoreños que son apenas un 3%.

"Lo que estamos haciendo es importante porque ayunar es un símbolo de poder, es una forma de protesta. Nos permite encontrar el poder mental para hacer frente a esta situación", afirma convencido a EFE Humberto Márquez, un soñador mexicano de 22 años que forma parte del grupo de 30 jóvenes beneficiados con el DACA que se ha declarado en huelga de hambre.

Los manifestantes se encuentran frente al Congreso estadounidense, acatando la radical medida desde el martes último y planean extenderla hasta el viernes. Ellos piden que los legisladores aprueben cuanto antes una ley que evite su deportación.

El presidente de , , anunció este martes el fin del plan de, programa que otorgaba a quienes llegaron ilegalmente Estados Unidos siendo niños permisos de estadía y trabajo de dos años, renovables. No obstante, Trump dio seis meses al Congreso para aclarar la situación de los 800,000 jóvenes que se verán afectados con su disposición.

"DACA me permitió estudiar. La universidad me consideró como un estudiante de Arkansas y no un extranjero y entonces pude pagar una matrícula más barata. Acabo de graduarme y, ciertamente, ahora mi futuro no tiene claridad, ninguna dirección específica en este momento", se lamentó Márquez.

El joven teme por su familia, especialmente por su hermana que, como él, recibió los beneficios del programa DACA, proclamado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama.

La suspensión del DACA ha provocado un alud de críticas a Trump, desde el propio Obama, que la calificó de "cruel", hasta destacados líderes del mundo empresarial y las organizaciones proderechos civiles. 

Protestas contra el otro republicano

Paralelamente, se desarrolla otra huelga de hambre en Wisconsin, estado que representa el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. A él se le exige una solución permanente para los "soñadores".

La protesta se mantendrá durante cinco días en una plaza cercana a las oficinas locales del líder republicano y culminará con una marcha por el centro de la ciudad, a la que se unirán varias comisiones proinmigrantes de todas las ciudades de Wisconsin.

La posición de Ryan con respecto al DACA es inconsistente. La semana pasada pidió al presidente mantener el plan migratorio, sin embargo, ayer manifestó que la medida de Trump era "perfectamente razonable". 

Los manifestantes, entre los que se encuentran soñadores y activistas, se aferran a sus pronunciamientos a favor del grupo afectado. 

"Esta gente está en el limbo, son niños que no conocen otro país, a los que sus padres trajeron aquí y que no conocen otro hogar. Realmente creo que debe haber una solución legislativa y eso es en lo que estamos trabajando y queremos tranquilizar a la gente", dijo el republicano con mayor rango en el Congreso, en un primer momento.