Juncker propondrá la disolución del Parlamento. (EFE)
Juncker propondrá la disolución del Parlamento. (EFE)

Un escándalo sobre los servicios de espionaje forzó hoy la dimisión del primer ministro luxemburgués, , quien abandona el poder tras 18 años al frente del país al haber perdido el apoyo de sus socios en el Gobierno.

"Mañana propondré al Gran Duque la disolución de la cámara y la celebración de elecciones anticipadas", dijo Juncker al término de un maratoniano debate parlamentario en el que negó en todo momento su responsabilidad en las supuestas irregularidades cometidas por los servicios secretos del país, conocido con las siglas SREL.

Los comicios, a celebrarse posiblemente en octubre, podrían tener de nuevo al veterano líder democristiano como candidato, pues Juncker aseguró que volverá a presentarse a las urnas, según informa el diario en su edición digital.

El primer ministro se defendió durante cerca de dos horas de todas las acusaciones sobre su supuesta mala gestión de los servicios de inteligencia del país, a los que según una comisión de investigación parlamentaria dejó cometer numerosas irregularidades, entre ellas escuchas ilegales y malversaciones de fondos.

El informe, fruto de una investigación iniciada en diciembre de 2012, concluyó que Juncker fue "responsable" político de los problemas registrados entre 2004 y 2009 y lo acusó de no haber prestado la suficiente atención a esos excesos.

El actual Gobierno se mantendrá en funciones, aunque no podrá tomar decisiones de importancia al carecer de respaldo parlamentario.

El jefe del Gobierno compatibilizó sus funciones durante años con las de ministro de Finanzas y con las de presidente del , cargo que ocupó desde su creación en 2005 hasta enero de este año.

Desde ese foro, Juncker se consolidó como uno de los grandes protagonistas de la política europea y, en especial, de la gestión de la crisis financiera y económica.

La dimisión del Ejecutivo supone un hecho prácticamente inédito en el Gran Ducado, donde la vida política ha transcurrido tradicionalmente en un ambiente de gran tranquilidad.