(EM)
(EM)

La exposición al material radiactivo liberado al medio ambiente tras el accidente de la central de , en marzo de 2011, habría causado "malformaciones severas" en mariposas de , según un artículo publicado en la revista .

Científicos demostraron que hay un aumento de las mutaciones genéticas con respecto al desarrollo de las patas, las antenas y la forma de las alas en mariposas recogidas tras el mencionado desastre nuclear.

Investigadores japoneses recogieron 144 especies adultas de la mariposa en 10 lugares diferentes de Japón, incluyendo el área de Fukushima, dos meses después del accidente nuclear.

Los especialistas hallaron que las áreas con mayor radiación albergaban mariposas con las alas mucho más pequeñas y los ojos irregularmente desarrollados.

"Siempre creí que los insectos son muy resistentes a la radiación. En ese sentido, nuestros resultados han sido inesperados", dijo el investigador principal, Joji Otaki, de la Universidad de Ryukyu de Okinawa (Japón) a la BBC.