Esta madrugada, tres jóvenes, de entre 18 y 25 años de edad, murieron en , en una estampida de gente a la salida de una fiesta de Halloween, informó la Policía de la capital española. Otras dos mujeres aplastadas durante la avalancha fueron hospitalizadas y se encuentran en estado crítico. Una de ellas es extranjera.

Según la Policía, uno de los asistentes lanzó una bengala al interior del recinto, provocando el pánico entre el público que asistía a la fiesta Thriller Music Park, que se realizaba en el pabellón deportivo Madrid Arena, con una capacidad para 10 mil personas.

Los jóvenes intentaban salir del lugar, pero solo una de las puertas estaba abierta, donde se produjo una aglomeración. Dos de las víctimas fueron aplastadas y murieron de un paro cardiorrespiratorio por traumatismo toráxico. Una tercera joven falleció camino del hospital de la ciudad.

Por su parte, una joven que se encontraba en la fiesta ha explicado en la Cadena SER que "había un tapón humano en la única salida, gente llorando, aplastada, personas de seguridad tirando de los que estaban atrapados".

Asimismo, otros testigos del hecho contaron su experiencia durante la trágica fiesta madrileña. Algunos de ellos reprocharon la negligencia de la organización.

"Yo voy a todas las fiestas de estas, y allí había como el doble de gente fácilmente. Era una burrada, unos amigos llegaron a las 3 a.m. y ya no les dejaron bajar a la pista porque estaba colapsada, era demasiada gente claramente", explica una joven de 24 años al diario español El Mundo.

"Yo creo que había más gente de la permitida, porque lo normal era que te rozases con los que había al lado. Había muchos empujones. Era una locura", dijo otro concurrente a la fiesta.

Pese a la tragedia, la fiesta continuó, mientras que la Policía fue desalojando paulatinamente la sala después de las 6 a.m. para no provocar un incidente mayor.