Una semana después, los agentes del orden de Cataluña abatieron al autor material del atentado. (AFP)
Una semana después, los agentes del orden de Cataluña abatieron al autor material del atentado. (AFP)

España recibió a finales de mayo un alerta sobre un posible atentado en La Rambla de donde tres meses más tarde -el 17 de agosto- un ataque terrorista del dejó como saldo 14 muertos. La notificación fue ignorada por ser clasificada como de "baja credibilidad".

El 17 de agosto, mismo día del atentado, el diario El Periódico de Cataluña publicó el comunicado que habría enviado la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a la policía de Cataluña, conocida como los Mossos d’Esquadra.

"Información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017 indicaba que el Estado Islámico de Irak y ash-Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España, específicamente en la calle La Rambla", es lo que indicaba el mensaje, originalmente en inglés y traducido por el rotativo.

En una comparecencia, el responsable de Interior regional, Joaquim Forn, y el comisario jefe de la policía catalana, Josep Lluís Trapero, reconocieron haber recibido una alerta pero negaron que esta procediera de Estados Unidos como había indicado el diario El Periódico de Cataluña.

"El documento es un montaje", aseguró Forn. "El aviso de un posible atentado en verano en puntos como La Rambla nos llega de otras fuentes", añadió. Además, recalcó el funcionario de la región, no habría relación entre el aviso y el atentado.

Tras analizar la información y ponerlo también en conocimiento del gobierno español, se concluyó que "el aviso tiene muy baja credibilidad", insistió el encargado de Interior.