Un español y un marroquí presentaron la querella contra Bush hace casi tres años. (AP)
Un español y un marroquí presentaron la querella contra Bush hace casi tres años. (AP)

La Audiencia Nacional española reactivó hoy la causa sobre el , en , ante la falta "absoluta" de respuesta de las autoridades norteamericanas.

El juez Pablo Ruz reafirmó la competencia del tribunal español para investigar los presuntos delitos de torturas en el controvertido penal y pidió a la Fiscalía que le diga si considera que el expresidente estadounidense es uno de los "presuntos responsables" de lo allí ocurrido.

El magistrado señala en su auto que EEUU no ha respondido a sus requerimientos, en los que pedía que le dijeran si estaban investigando esos hechos o no, que tienen un "vínculo de conexión relevante con España" ya que un ciudadano español y un marroquí residente en el país fueron quienes presentaron la querella que abrió la causa hace casi tres años.

El español Hamed Abderrahman Ahmed y el marroquí Lahcen Ikassrien –quienes estuvieron detenidos en Guantánamo– presentaron en la española una querella contra Bush y otros altos cargos de su administración, entre ellos el exvicepresidente , el exsecretario de Estado de Defensa y los generales Michael Lehner y Geoffrey Miller, responsables de Guantánamo.

Otros dos ex detenidos de Guantánamo, Abdul Latif Al Banna y Omar Deghayes, se unieron posteriormente a la misma causa.

Quien inició las investigaciones fue el juez , ahora suspendido de manera cautelar de sus funciones en el tribunal de cara a los dos juicios por prevaricación a los que se enfrenta este mes.

Los hechos denunciados, según señaló hoy el juez Ruz, sustituto de Garzón, pueden ser constitutivos de delitos de torturas y contra la integridad moral, así como de crímenes de guerra.