Como se lee en el tatuaje, la joven rescatada debía 2,000 euros a proxenetas. (Policía de España)
Como se lee en el tatuaje, la joven rescatada debía 2,000 euros a proxenetas. (Policía de España)

La Policía española liberó hoy en un operativo en Madrid a una joven de 19 años, que permanecía secuestrada y sometida a todo tipo de vejaciones por una red de proxenetas, integrada por dos clanes de nacionalidad rumana.

Los responsables de la red aplicaban duros castigo físico a las víctimas que intentaran escapar de su control, como tatuarles un código de barras en sus muñecas con la deuda contraída con la organización, como señal de identidad y certificado de "propiedad", informó la web del diario español .

La investigación policial comprobó que los proxenetas vigilaban y controlaban a "sus chicas", a las que también llamaban "maletas", "bultos" o "bicicletas". En el operativo policial arrestaron a 22 personas, entre ellas a dos cabecillas de la red.

Este grupo captaba y explotaba varias mujeres, algunas de ellas menores de edad, en la calle Montera y en diversos clubes madrileños. Además, las obligaba a entregar casi todo el dinero obtenido en una noche de "trabajo".

A la joven rescatada le habían tatuado un código de barras en el que se leía la deuda contraída con el clan de proxenetas, presentaba golpes y latigazos en el cuerpo. Además, le habían rasurado las cejas y rapado la cabeza.