Mohamed Houli Chemal, principal acusado por los atentados yihadistas de agosto de 2017 en Cataluña () que causaron 16 muertes, se negó este martes a declarar en el primer día del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional, en Madrid.

MIRA Fallece Saeb Erekat, secretario general de la OLP y arquitecto de Oslo

Mohamed Houli Chemal, para quien la fiscalía solicita 41 años de prisión, es uno de los tres acusados que desde hoy se sientan en el banquillo por los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils (Tarragona) que causaron la muerte de 16 personas y 140 heridos.

Junto a Mohamed Houli, superviviente de la explosión de un chalé de Tarragona donde habían almacenado un centenar de bombonas de butano y explosivos para cometer atentados, se sientan en el banquillo Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló presuntamente la furgoneta utilizada para el atentado de Barcelona, y para quien el fiscal pide 36 años.

El tercero es Said Benn Iazza, quien supuestamente prestó su documentación y un vehículo para comprar y transportar precursores explosivos, y que suma una petición de ocho años.

Mohamed Houli Chemal, Driss Oukabir y Said Benn Iazza son juzgados en el Tribunal Superior en San Fernando de Henares, España, el 10 de noviembre de 2020. (Fernando Villar/Pool/Reuters).
Mohamed Houli Chemal, Driss Oukabir y Said Benn Iazza son juzgados en el Tribunal Superior en San Fernando de Henares, España, el 10 de noviembre de 2020. (Fernando Villar/Pool/Reuters).

La tarde del 17 de agosto de 2017, un hombre llamado Younes Abouyaaqoub entró en la céntrica calle de barcelonesa de Las Ramblas a gran velocidad al volante de una furgoneta alquilada y arrolló a las personas que caminaban por allí. Entre los documentos que se encontraron en el vehículo estaba el pasaporte de Houli Chemlal y el contrato de alquiler a nombre de Oukabir.

Al día siguiente cinco miembros de la célula llegaron al paseo marítimo de la localidad de Cambrils, atropellaron a los viandantes y agredieron a las personas que se encontraron a su paso.

Todos los que participaron directamente en los ataques fueron abatidos por la policía regional de Cataluña.

La camioneta que se estrelló contra la multitud, matando al menos a 13 personas e hiriendo a otras 100, fue remolcada desde la Rambla de Barcelona el 18 de agosto de 2017. (AFP / Josep LAGO).
La camioneta que se estrelló contra la multitud, matando al menos a 13 personas e hiriendo a otras 100, fue remolcada desde la Rambla de Barcelona el 18 de agosto de 2017. (AFP / Josep LAGO).

Ninguna de las tres personas que se juzga desde hoy está procesada por esas muertes, sino por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de sustancias explosivas; y conspiración para el delito de estragos terroristas; así como colaboración con la célula terrorista.

Mohamed Houli, el primero en comparecer ante el tribunal, se acogió a su derecho a no declarar ante el fiscal, al tiempo que mantuvo en sus manifestaciones anteriores.

Agentes de policía hablan cerca de un automóvil volcado en el lugar donde los terroristas fueron interceptados por la policía en Cambrils, España, el viernes 18 de agosto de 2017. (AP/Emilio Morenatti).
Agentes de policía hablan cerca de un automóvil volcado en el lugar donde los terroristas fueron interceptados por la policía en Cambrils, España, el viernes 18 de agosto de 2017. (AP/Emilio Morenatti).

Siempre he manifestado mi voluntad de colaborar y mi arrepentimiento”, se limitó a decir antes de que comenzaran a mostrarse en la sala diferentes videos de los acusados, incluso uno en el que se ve a uno de ellos fabricando presuntamente explosivos y diciendo “enemigos de Dios, aquí os esperaremos”.

Los otros dos acusados por su participación y colaboración en los atentados, Driss Oukabir y Said Ben, negaron su integración en la célula yihadista e insistieron en que no conocían al imán de la mezquita de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, líder espiritual de los terroristas.

Cómo me voy a integrar en una célula, no, si yo ni era religioso ni practicante. No tenía relación con ellos (en referencia a los cinco miembros que cometieron los atentados), no me juntaba con ellos”, aseguró Driss, quien explicó que alquiló la furgoneta porque su hermano, abatido por los agentes tras el atentado de Cambrils, y otros dos jóvenes se lo pidieron para “hacer una mudanza”.

Said Ben, que respondió a su defensa pero no al fiscal, admitió que dejó a “dos chicos marroquíes” su vehículo, pero en ningún momento le explicaron para qué necesitaban la furgoneta, sino simplemente que querían transportar “unos productos de limpieza”.

Fuente: EFE

VIDEO RECOMENDADO

El mundo supera 50 millones de casos de coronavirus

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS