España: Podemos de Pablo Iglesias se niega a apoyar un nuevo gobierno de Mariano Rajoy. (Reuters)
España: Podemos de Pablo Iglesias se niega a apoyar un nuevo gobierno de Mariano Rajoy. (Reuters)

El líder del partido izquierdista Podemos dijo al presidente del gobierno español que no dará apoyo a un nuevo gobierno encabezado por el oficialismo, que fue el más votado en las elecciones del 20 de diciembre pero no le alcanzó para obtener la mayoría en el Parlamento.

dijo después de una reunión con Rajoy que su partido no integrará una coalición encabezada por el Partido Popular ni le dará apoyo indirecto al abstenerse en la votación parlamentaria.

A continuación, Rajoy se reunió con Albert Rivera, del partido centroderechista Ciudadanos, en busca de apoyo al intento del PP de gobernar como partido minoritario o en un gobierno de coalición.

Rajoy tiene escasas opciones y el Partido Socialista, principal de oposición, ya ha dicho que no gobernará con él. nunca ha tenido un gobierno de 'gran coalición' integrado por los populares y los socialistas.

Rivera reiteró la posición de Ciudadanos de que no apoyará a Rajoy o a su partido, pero que sí se abstendría en una votación en el Parlamento, lo cual permitiría a Rajoy formar gobierno si consigue que otros partidos adopten la misma actitud.

El dirigente socialista Pedro Sánchez dijo el lunes que su partido conversará con otros para tratar de formar gobierno si fracasan Rajoy y el Partido Popular. Pero añadió que los socialistas no harán alianza con Podemos salvo que desista de su exigencia de permitir que Cataluña realice un referéndum sobre la secesión.

El Partido Popular obtuvo 123 de las 350 bancas en la cámara baja, comparado con 186 en 2011. Los socialistas obtuvieron 90 bancas, Podemos y sus aliados 69 y Ciudadanos 40.

El rey Felipe VI se reunirá el mes próximo con los líderes de los partidos con representación parlamentaria y postulará a uno de ellos como presidente del gobierno. Sin embargo, éste debe ganar un voto de confianza en el Parlamento. Si el impasse se prolonga durante dos meses, el monarca debe convocar a nuevas elecciones.