, cuñado del Rey de , se entregó a las autoridades hoy para cumplir una pena de casi seis años de prisión por crímenes que incluyen fraude tributario y malversación de fondos. 

Urdangarin, casado con Cristina de Borbón, se registró entre las 8:00 y 8:15 de la mañana en la prisión de Brieva (hora de España), en la provincia de Ávila, un centro que había elegido voluntariamente. El martes pasado le dieron un plazo de cinco días para aparecer en una institución penal de su elección para cumplir con la pena de cinco años y 10 meses.

La prisión, con 162 celdas y donde están recluidas mayormente mujeres, tiene una pequeña área separada para hombres y fue escogida por su proximidad con Madrid para hacer más fácil la visita de la princesa Cristina, informó el diario El País.

El alto tribunal sentenció la semana pasada al ex jugador de balonmano por malversación, prevaricación, fraude, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, en un fallo que dio por acreditado que se benefició de sus conexiones con la realeza para lucrar ilegalmente.

Según la sentencia, el esposo de Cristina de Borbón se aprovechó de su "situación de privilegio" para obtener contrataciones del Instituto Nóos, que presidió de 2004 a 2006, y consiguió influir en las autoridades de las Islas Baleares.

Cristina fue sancionada con una multa de 136.950 euros (158.600 dólares) como beneficiaria de la trama.

El escándalo de corrupción ayudó a erosionar la imagen de la familia real española y provocó la abdicación de Juan Carlos I, que cedió el trono a su hijo Felipe en 2014.

La Casa Real española dijo en su omento que respeta las decisiones judiciales y ni el rey Felipe Vi ni la reina Letizia comentaron en público el fallo del recurso.

Los monarcas están de viaje oficial en Estados Unidos. Está previsto que el lunes se reúnan con empresarios y estudiantes en San Antonio, Texas, antes de viajar a Washington D.C., donde el martes se verán con el presidente, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump.

TAGS RELACIONADOS